Jaque mate a la celulitis, un problema con solución (probado por TELVA)

Sabes cuando comentas entre amigas que quieres adelgazar y ellas te dicen que no, que estás estupenda con cara de te sobran 5 ó 6 kilos? Pues ese era mi caso. Así que cuando en la redacción se habló de complejos y tratamientos, levanté mi mano como un resorte al grito de “yo, yoooo”. Así empecé mi tratamiento en uno de los mejores centros en el campo de la estética: Felicidad Carrera.

EL DIAGNÓSTICO

Cuando me senté frente a Felicidad y le conté mis penas, me vio las piernas y, con toda la dulzura del mundo, me dijo que sí, que padecía retención de líquidos, pero que lo que realmente detectaba era una celulitis de libro (dicho por mí), que en su lenguaje se expresaría con “depósitos de grasa, celulitis edematosa, retención de líquidos y flacidez cutánea”. Casi me desmayo. Pero lo peor llegó cuando Leticia, experta en nutrición e hija de Felicidad, me confirmó que tendría que someterme a una dieta hipocalórica. ¡Yo, que no soy foodie, sino glotona!

EL TRATAMIENTO

14 sesiones después y mucha nostalgia de pan, patatas y demás enemigos clásicos de la operación biquini, puedo decir que el objetivo se ha cumplido con creces, que estoy feliz y que las jóvenes de la redacción me dicen (porque, naturalmente no he parado de quejarme) que estoy hecha un pibón. No es para tanto, pero me encuentro ligera como nunca, mis piernas han abandonado el modo columna, mi tripa ha reducido su poderío, la piel (de verdad) se ha alisado y (je, je) mis amigas se mueren de la envidia. Lo que en términos numéricos se traduciría en una reducción de grasa del 28,1 al 21, 8, ¡Toma ya!

No ha sido un camino de rosas. Me han aplicado un intensivo de tres tratamientos combinados: Perfect Bodytech System, que fusiona dos equipos para destruir celulitis, reducir volumen y reafirmar el tejido, con ondas acústicas y termoterapia; Deep Slim, basado en ultrasonidos focalizados de alta intensidad que destruyen la grasa más profunda y resistente y, Cyclone, a la que llaman La máquina prodigiosa. Concentra cinco técnicas: reduce grasa y celulitis dura, combate la celulitis mediante el sistema de ultrasonidos por cavitación, elimina el exceso de líquidos y drena, corrige la flacidez y regenera la piel.

Doy fe de que estos tres tratamientos son efectivísimos pero también de que he sufrido. Cada sesión (de una hora y media, más o menos), combinaba dos acciones que responderían al típico ejemplo poli malo-poli bueno: si un cabezal te relajaba al máximo, te transmitía calor y te quedabas como una medusa, el siguiente te forraba la piel a pellizcos. Uno de los premios era la presoterapia (unos pantalones que recorren toda la parte inferior del cuerpo, y se hinchan dándote masaje lo cual es una gozada y te genera unas siestas de campeonato).

LO MEJOR

El resultado. He adelgazado, mi piel ha recuperado -milagrosamente- una firmeza olvidada.

LO PEOR

No lo sabía pero la celulitis ¡duele! y mucho. Además, hay que dedicarle un mínimo de dos sesiones a la semana.

ASÍ FUE LA SESIÓN

1. El interior del Centro Felicidad Carrera en Madrid.

2. Symmed, basada en radiofrecuencia y termoterapia endógena eliminando 12 tipos de celulitis.

3. La poderosa máquina Cyclone, que reduce la grasa dura.

DÓNDE:

Centro Felicidad Carrera. Castelló, 67. Madrid. Tel.: 91 435 17 24. felicidadcarrera.com. Precio aprox.: 1.750 euros.

Fuente Original Belleza // telva.com

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>