5 consejos para seguir un entrenamiento equilibrado

Son muchas las personas que quieren empezar en el gimnasio o al aire libre pero no tienen ni idea de cómo hacerlo. Contar con un entrenador personal o un monitor cualificado que nos asesore es la mejor opción, pero no siempre es posible. El caso es que, plantearse hacer ejercicio siempre es positivo y beneficioso para la salud, sobre todo cuando llevamos una vida sedentaria, sin embargo, lanzarse a hacerlo sin conocimiento puede ser muy perjudicial. Por eso, queremos ayudarte a seguir un entrenamiento equilibrado, adaptado a tus necesidades y enfocado a alcanzar tus objetivos. ¡Sigue leyendo!

Pautas para diseñar un entrenamiento equilibrado

Si estás pensando en mejorar tu forma física, tu salud y tu estado de ánimo, introducir el deporte en tu vida es una de las mejores decisiones que puedes tomar. Eso sí, te serán útiles algunos consejos para lograr un entrenamiento equilibrado y que sea fructífero.

1. Define tus objetivos

Se trata de una de las primeras cosas que debemos hacer cuando vamos a empezar a hacer deporte. No será lo mismo si queremos entrenar para ganar masa muscular que para bajar peso. Tampoco será igual si queremos potenciar alguna parte de nuestro cuerpo o si queremos prepararnos para nadar mejor. No importa cuál sea tu objetivo, pero es importante que tengas en cuenta qué quieres conseguir.

2. Respeta cada parte

Aquí llega la parte más importante para lograr un entrenamiento equilibrado. Hacer un plan de entrenamiento no es cosa de broma y es que, mientras que hacerlo bien y equilibrado puede ser genial para muchos aspectos de tu vida, si lo ha ces mal puedes obtener el efecto contrario: cansancio, frustración y alguna que otra lesión. Por eso, es importante que respetes tres aspectos fundamentales que todo entrenamiento debe tener.

3. Combina actividad aeróbica y fuerza

Del mismo modo que entrenar tu tren superior sin ejercitar tus piernas puede suponer un grave problema, nuestro entrenamiento equilibrado será completo si combinamos la actividad aeróbica con el entrenamiento de fuerza. Se trata de dos tipos de ejercicios diferentes que debemos combinar para encontrar la mejor solución.

Lo que se recomienda es que se realizan de 30 a 40 minutos de ejercicio aeróbico de 3 a 5 días por semana, combinado con dos días de entrenamiento de fuerza. De este modo, conseguiremos las ventajas del ejercicio aeróbico como aumentar el nivel de oxígeno en nuestros pulmones y reforzar el corazón y los huesos. Además. el combinarlo con el entrenamiento de fuerza nos ayudará a bajar de peso y mejorar nuestra fuerza y nuestro metabolismo.

4. Crea una rutina

¿No sabes cuál es la mejor rutina de entrenamiento para ti? Continuar con un buen ritmo de entrenamiento y no dejarlo es tan importante como hacerlo para un entrenamiento equilibrado. Si comenzamos a fallar y a dedicarle menos tiempo por cualquier excusa, seguramente pronto lo dejaremos de lado. Si estás dispuesto a comenzar un entrenamiento, será mejor que te pongas unos días y unas horas y lo cumplas siempre.

Para las personas que no están acostumbradas a practicar deporte, cualquier excusa es buena para no hacerlo. Sin embargo, si te lo propones y lo cumples a rajatabla, verás como los beneficios comienzan a aparecer en tu vida y cada vez tienes más ganas de hacer ejercicio. Por eso, guarda un lugar para él dentro de tu horario y no lo descuides.

5. Consulta a profesionales

Al entrenar puede ser habitual que nos lesionemos o que tengamos alguna molestia. Es importante que no dejemos pasar estas cosas, que no forcemos a nuestro cuerpo, pues lo que puede ser una pequeña lesión hoy, puede convertirse en un dolor insoportable mañana y quizás nos impida hacer ejercicio durante mucho tiempo.

Sabemos que no todos podemos pagarnos un entrenador personal, pero sí que será fundamental que, si vamos a un gimnasio, pidamos ayuda a los monitores. Pero lo que será más fundamental es que, si algo nos duele o nos lesionamos, acudamos a un fisioterapeuta para que ponga fin a nuestra lesión y nos aconseje del rumbo de nuestro entrenamiento.

Fuente Original Guía Fitness

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *