¿Es cierto que las grasas ayudan a destruir el músculo?

No es nada nuevo decir que para estar en forma y ganar calidad de vida, deberemos eliminar las grasas transaturadas de nuestra dieta. Se trata de panes procesados, galletas y otros alimentos industriales que aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares, además de resultar nocivo para nuestro peso y nuestra salud. Pero además de eso, un reciente estudio realizado por la Universidad de Loma Linda en California, ha concluido que este tipo de grasas también pueden destruir el músculo.

Así es, si hacemos uso de la comida rápida y los condimentos industriales, no solo estamos jugándole una mala pasada a nuestro corazón, sino que encima, estamos cargándonos nuestro músculo. ¿Por qué sucede esto? Pues al parecer, al ingerir estas grasas, las mismas se interponen en la absorción de aminoácidos, con lo que se inhibe la síntesis protéica y ayudamos a que nuestros músculos se descompongan.

No todas las grasas son malas

Es importante especificar que los seres humanos necesitamos grasa para funcionar y para construir músculo de forma saludable. Si bien es cierto que cuando oímos la palabra grasa muchos nos echamos las manos a la cabeza, debemos aprender que hay tres tipos de grasas, y conocerlas nos ayudará a despejar muchas dudas.

  • Grasas saturadas. Este tipo de grasas aumentan el colesterol malo, pero también son necesarias para producir testosterona y ayudar a las vitaminas liposolubles.
  • Grasas insaturadas. Del mismo modo que las grasas saturadas, las insaturadas tienen efectos tanto positivos como negativos. Por una parte, ayudan a bajar el colesterol y también a desarrollar el músculo. Lo malo es que se oxidan fácilmente para formar radicales libres.
  • Grasas transaturadas. Al contrario que los otros dos tipos de grasas, las transaturadas solo nos aportan efectos negativos. Entre ellos, destaca el aumento del colesterol malo y, por supuesto, favorecen el deterioro del músculo.

¿Qué alimentos pueden perjudicar los músculos?

La alimentación influye en las lesiones deportivas, tal y como te explicará tu médico o nutricionista. Todos conocemos las típicas cadenas de comida rápida o la bollería industrial que tan mal hace a nuestra salud en general y a nuestros músculos en particular. Sin embargo, conviene que hagamos un repaso a esos alimentos ricos en grasa y que perjudican a los músculos, de modo que tengamos claro qué podemos comer y qué no antes y después de hacer ejercicio:

El alcohol

Para empezar, raro será que puedas entrenar y ejercitar tu músculo si vives en una resaca constante. Pero además, tenemos que saber que al consumir alcohol, estamos consumiendo calorías vacías que se dirigen directamente a nuestro hígado. Otra cuestión negativa es que, al beber alcohol, estamos interfiriendo en el proceso de nuestros nutrientes.

Zumos de frutas

No importa que sean naturales, los zumos de frutas nunca van a sustituir a las propiedades que puede darte una fruta entera, y si son envasados, mucho peor. Por el contrario, consumir frutas de modo natural sí puede ayudarte a ganar músculo y también a no acumular esa grasa que ingerimos. Por lo tanto, olvídate de beberte las vitaminas y come la fruta a mordiscos.

Bollería industrial

Donuts, caracolas de chocolate, ensaimadas…. A nadie le amarga un dulce, y aunque deliciosos, estos alimentos pueden jugarnos una mala pasada si abusamos de ellos, al mismo tiempo que no deberías incluirlos en tu dieta para tonificar. Se trata de comida que mezcla el azúcar con las harinas refinadas y las grasas, una combinación perfecta para ganar peso y deshacer el músculo.

Embutidos grasos

No quiere decir que no podamos comer embutido, pero sí que tenemos que elegir bien qué comemos para hacer ejercicio. Por ejemplo, en lugar de lanzarte como un poseso a los chorizos, prueba con el lomo, el lacón o la cecina. Son embutidos que tienen un alto contenido en proteínas y te ayudarán a metabolizar mejor aquello que comes.

Bebidas isótonicas

Cuando queremos ganar energía antes de hacer ejercicio o después de hacer deporte, podemos tomar una de estas bebidas. Eso sí, si eres de los que les ha cogido el gusto y las toma a todas horas, ya puedes ir despidiéndote si no quieres ganar peso rápidamente.

Fuente Original Guía Fitness

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *