Educación nutricional para niños

Obesidad Infantil

Obesidad Infantil

Cuando hablamos de educación nutricional nos viene a la cabeza la pirámide alimenticia que tan malos resultados ha dado en todos los países en los que se ha utilizado. Lamentablemente, en los colegios se sigue enseñando este modelo nutricional obsoleto que es diametralmente opuesto a lo que la ciencia nos ha enseñado acerca de la nutrición humana y esto crea confusión y desconocimiento entre nuestros hijos, que lógicamente tienden a pensar que la alimentación sana es una cosa cuando en realidad es otra.

En este momento veo prácticamente imposible luchar contra los planes de estudio y personalmente creo que la solución está en enseñar a nuestros hijos en casa, pero claro, no me imagino a mis hijos sentados atendiendo a una charla sobre nutrición cuando pueden estar jugando al fútbol, a la consola, o a cualquier otra cosa. Para poder competir con consolas, tablets, juegos de mesa o actividades deportivas, mi propuesta educativa tiene que ser mucho más creativa que una simple lección. Por eso, tanto mi mujer como yo nos esforzamos en no limitarnos a poner comida en los platos de los niños, sino también a convertir la cocina en un juego más, en el que los niños participan a la vez que aprenden, tanto a cocinar, como sobre nutrición.

Ya he hablado acerca de la educación sobre la alimentación de los niños en otros artículos, pero hoy quiero traer un ejemplo práctico sobre este tema que pueda servir de ayuda a otros padres. La pregunta que os hago es: ¿Se puede competir contra una hamburguesa del McDonald’s o del Burguer King? ¿Seremos capaces de ofrecer algo que les atraiga tanto o más que su menú infantil de las cadenas de comida rápida? Yo creo que sí y por ello me propuse hacer con mis hijos pequeños un plato de algún modo similar, pero mucho más nutritivo y saludable, al que pueden encontrar en cualquiera de las grandes cadenas de comida rápida. Os voy a explicar mi experiencia.

El famoso chef Gordon RamsayUnas semanas atrás vi un vídeo del carismático Gordon Ramsey haciendo un Sándwich de Solomillo de Vacuno con una pinta realmente apetecible y se me ocurrió que, de algún modo, se trataba de una “hamburguesa”, pero a nivel súper-gourmet. Después de todo, se trata de un trozo de carne cocinado y servido entre un par de rebanadas de pan, con algo de verdura y una salsa.

Lo que hice fue enseñarle el video a los niños y preguntarles qué les parecía la pinta del sándwich y si querían probar… ¡a hacerlo ellos conmigo! Es un vídeo muy atractivo, así que me dijeron que sí, pero si me hubiesen dicho que no igualmente hubiese buscado otro plato que pudiésemos adaptar y hacer en casa. Estuvimos planeando la receta e incluso tuvimos que ir a comprar una sartén de acero inoxidable que se pudiera meter en el horno y una pieza de solomillo que tuviese un precio razonable. Entre idas y vueltas a la tienda y al mercado a comprar la carne estuvimos hablando del pan blanco, de las carnes procesadas, y de otras cosas, todo ello en el contexto de la receta que íbamos a hacer. Con ello les metía más en su papel a la vez que les iba enseñando cosas sobre los alimentos que íbamos a cocinar y comer.

Hoy en día, al menos en mi casa, si la actividad que proponemos incluye cierta dosis de electrónica, los niños son más propensos a apuntarse y mantenerse integrados en dicha actividad, así que les propuse que grabásemos todo el proceso en video y luego editásemos la receta, tal y como había hecho Gordon Ramsay con la suya. De este modo, todos usamos la cámara y todos tuvimos nuestro momento de gloria frente a la misma. Sin embargo, lo que realmente me importa es lo que aprendieron con la experiencia. En primer lugar, tienen clara la diferencia entre la carne ultra-procesada de una hamburguesa comercial y un trozo de carne natural. En segundo lugar, vieron que el proceso para hacer de un trozo de carne un bocado apetitoso es algo más complejo que ponerla un minuto en el microondas, y por tanto comprenden mejor la diferencia de calidad entre la comida procesada y los alimentos naturales. En tercer lugar, preparamos un sándwich sin utilizar pan blanco, por lo que comprobaron que es posible hacerse un sándwich sin utilizar panes realizados con harinas refinadas, que son perjudiciales para el organismo. Por último y no menos importante, creo que aprendieron que hay vida más allá del kétchup, pues como veréis en la receta, la salsa la hicimos con un puñado de tomates cherry, un poco de cebolla, aceite, hierbas provenzales y sal.

Aquí os dejo el video de la actividad, no sin antes recordaros que este vídeo no trata de ser un trabajo profesional como el del famoso chef, ni lo hemos hecho para demostrar nuestras dotes culinarias, sino que se trata de un video familiar, absolutamente casero, grabado íntegramente con la misma cámara deportiva que utilizo en la moto, sin iluminación ni captación de audio profesional, por lo que os pido que juzguéis la calidad de la actividad y no la calidad del vídeo 😉 . Cuando quiero hacer un video profesional recurro a profesionales, pero en esta ocasión mi objetivo era compartir las nociones de cocina y nutrición con los más pequeños de la casa, jugando de paso al “que mami no se entere” para crear un vínculo aún mayor con ellos durante la actividad y obtener más atención de su parte. Aunque no lo parezca, mi mujer estaba al tanto de todo… más o menos 😆

Si te gustó este artículo puede que también te gusten estos otros:

Fuente Original Blog – ADELGAZAR SIN MILAGROS

Cocinar sin Carbohidratos, ahora también digital

Portada del libro Cocinar sin Carbohidratos

Portada del libro Cocinar sin Carbohidratos

Después de más de un año de trabajo y una considerable inversión material, en Enero de 2015 publiqué junto con Ana Román el libro de recetas Cocinar sin Carbohidratos. A diferencia de mis otros libros, se trataba de una obra gráficamente muy compleja por la cantidad de fotografías -cerca de 400- y la complicada maquetación de libro. En el libro Cocinar sin Carbohidratos quisimos demostrar que seguir una dieta baja en hidratos de carbono no tenía porqué significar aburrirse comiendo. Al contrario, lo que proponíamos a la luz de las fotografías que hicimos de nuestras propias recetas, era lograr versiones alternativas de todo tipo de comidas, desde panes hasta postres, sin usar ni un sólo gramo de azúcar o de harinas refinadas de cereal en el proceso, logrando recetas bajas en carbohidratos y ricas en nutrientes de calidad -las proteínas y las grasas-, así como en micronutrientes y fibra.

Sin embargo, y pese a la calidad del trabajo que hicimos con mucho esfuerzo, la complejidad del libro con sus 120 recetas totalmente ilustradas, cada una con varias fotografías en alta resolución, se convirtió en un problema a la hora de comercializarlo. La versión impresa fue realmente cara de producir y tuvimos que usar diferentes tecnologías de barnizado y plastificado del papel para que al manejar el libro en una cocina este no se deteriorase fácilmente, todo ello sin influir en la calidad que el fotógrafo profesional Jorge López González aportó a la obra capturando los emplatados que el renombrado chef malagueño David García realizó sobre los platos que cocinamos.

Interior del libro Cocinar sin CarbohidratosSi la versión impresa fue muy cara de producir, peor nos fue con la versión digital. Con las tecnologías que teníamos a finales de 2014, llevar esta obra de manera adecuada a formato libro electrónico era prácticamente imposible. La única alternativa que teníamos era hacer réplicas digitales de la versión impresa, pero la calidad técnica del trabajo era deficiente, pues no se podrían aplicar propiedades comunes a los libros electrónicos como el cambio del tamaño de fuente, adaptación automática a la pantalla de cada dispositivo, búsquedas rápidas, adaptación a personas con discapacidad, etc. Por todo ello, decidimos no publicar la versión digital del libro en su momento a la espera de que la tecnología evolucionase. Ahora, casi tres años después, hemos logrado superar todos estos problemas y puedo decir con orgullo que desde ayer está disponible la versión electrónica del libro en todos los países a través de las diferentes tiendas de Amazon. Además, gracias a un acuerdo que hemos sellado con Amazon, los lectores que hayan comprado el libro en papel a través de Amazon podrán adquirir también la versión digital por sólo 2,99€.

Al igual que el resto de mis libros, la versión electrónica del libro Cocinar sin Carbohidratos está inscrita también en el programa Kindle Unlimited y los suscriptores del servicio pueden leerlo gratuitamente. Si no conoces los servicios Kindle Unlimited (para leer más de 1 millón de libros gratis con una pequeña cuota mensual) y Amazon Music Unlimited (para escuchar gratis más de 50 millones de canciones por una pequeña cuota mensual) te recomiendo que los pruebes. En concreto, ahora mismo puedes realizar una prueba de 30 días gratis de Amazon Music Unlimited para ver si te gusta la calidad del servicio, que ya te anticipo que te gustará 🙂

Cocinar sin Carbohidratos en KindleVolviendo al libro Cocinar sin Carbohidratos, sólo quiero aclarar que la versión digital se corresponde con la copia corregida de papel que se vende actualmente. En la primera impresión se nos colaron algunos fallos de edición que están descritos en la sección fe de errores de la propia página web del libro (www.cocinarsincarbohidratos.com). O sea, en esta versión digital y en la versión impresa que se vende en estos momentos, estos errores ya fueron subsanados. La adaptación digital del libro ha corrido a cargo de la empresa Create Space, con base en Estados Unidos y en mi opinión el trabajo que han hecho -que no ha sido tampoco barato- ha estado por encima de mis expectativas. Se han conservado todas las fotos, todas las tablas de valores nutricionales, las distintas secciones y la navegabilidad desde el índice es sencilla y rápida. Esta versión puede leerse a todo color en PCs, Macs, todos los smartphones, tablets, dispositivos Fire y además, en blanco y negro con tinta electrónica en los dispositivos Kindle o los ebooks que dispongan de aplicación Kindle.

A todos los que nos habéis pedido durante estos años que lanzásemos una versión digital y a los que todavía no os habéis animado a probar las recetas que creamos para el libro, os animamos a echarle un vistazo y decidir si merece la pena o no. Un pequeño secreto: En la web de Amazon en Estados Unidos, accesible pinchando aquí y haciendo click donde dice “look inside”, podéis previsualizar en pantalla de manera gratuita los primeros capítulos del libro, incluyendo alguna receta de pan bajo en carbohidratos. ¡Estoy seguro que os va a gustar! Si queréis más información acerca de las distintas versiones del libro y dónde conseguirlo en cada país, podéis visitar esta página.

Si te gustó este artículo puede que también te gusten estos otros:

Fuente Original Blog – ADELGAZAR SIN MILAGROS

Cómo mantenerse después de adelgazar rápido

Adelgazar sin MilagrosExiste una leyenda urbana que dice que adelgazar rápido es malo para la salud. Sus creadores también pusieron de moda que si adelgazas rápido tendrás efecto rebote. Y de las mismas personas que pusieron de moda estos dos absurdos mitos, nos llega con frecuencia la cantinela de que es imposible mantenerse después de adelgazar rápido. Como muchos sabéis, mi experiencia se remonta a 2011, cuando adelgacé 35 kilos en cuatro meses cambiando drásticamente mi forma de alimentarme. Si alguien quiere hablar de perder peso rápido, creo que este caso merece ser mencionado. Desde 2011 hasta ahora me he mantenido estable entre 80 y 85 kilos de peso con una masa muscular muchísimo más grande que la que tenía hace 7 años. Lo normal es que a partir de los 40 años la masa muscular decaiga y la grasa se acumule con más facilidad, sin embargo, en mi caso -cercano a cumplir 45 años- y en el de muchas otras personas que siguen los mismos principios de alimentación, ocurre exactamente lo contrario. ¿Suerte? ¿Genética? ¿Casualidad? No, simplemente nutrición y sentido común, dos cosas que faltan en la mayoría de las dietas que pasan por mis manos.

¿Qué hacer para mantenerse después de adelgazar rápido?

Sois ya decenas de miles los que habéis leído el libro Adelgazar sin Milagros y los que habéis obtenido resultados similares o incluso mejores que los míos y vuestros testimonios me llegan a diario por todo tipo de medios, cosa que aprovecho para agradecer enormemente, pues me animan a seguir trabajando e investigando en este mundo. Trato de contestar todos los correos electrónicos que recibo a diario pero a veces me resulta imposible por falta de tiempo. Sin embargo, he visto que una de las mayores cuestiones que me planteáis, tanto antes de empezar como cuando ya habéis acabado vuestro cambio de alimentación, se refiere a cómo mantener el peso después de adelgazar y evitar ganar los kilos perdidos con el temido [y absurdo] efecto rebote.

¿Existe el efecto rebote?

La gran mentira de la nutrición

Una parte de esta inquietud traté de resolverla en el propio libro Adelgazar sin Milagros, al explicar de manera sencilla porqué es imposible que se produzca un efecto rebote al adelgazar perdiendo grasa y generando masa muscular, que es lo que siempre he propuesto a todo el mundo desde el primer día. El propio sentido común que mencioné antes es el que nos hace comprender que si seguimos dietas hipocalóricas a base de ensaladas y verduras perderemos peso destruyendo nuestra masa muscular y por lo tanto estaremos expuestos no sólo al temido efecto rebote, sino al mucho más importante problema de la desnutrición. En efecto, es relativamente sencillo desnutrirse al perder peso si no se hace de la manera adecuada. Y aquí es precisamente donde está el problema. Algunas personas creen -erróneamente- que para evitar desnutrirse lo importante es que la pérdida de peso sea lenta, y en mi opinión ocurre precisamente lo contrario: cuanto más tiempo obligues al cuerpo a seguir una dieta poco nutritiva que lo priva de los nutrientes verdaderos, la proteína y la grasa, y lo mantiene en marcha a base de energía vacía, sin nutrientes plásticos, peor será el caso de desnutrición que se produzca.

Por este motivo siempre he defendido que se debe adelgazar rápido y de manera sana, sin privar al cuerpo de los macronutrientes que son necesarios para la regeneración celular y el correcto funcionamiento de nuestros órganos, y lamentablemente para algunos, estos nutrientes no se encuentran en la lechuga sino en los huevos, las carnes, los pescados y los lácteos principalmente. Esto que digo no me lo he inventado yo, está en cualquier libro de bioquímica editado en los últimos 100 años, sólo que ciertas personas tienen una frágil memoria y prefieren repetir lo que diga Bimbo, Nestlé, Danone o Kellogg’s en lugar de usar el sentido común y aplicar lo que han aprendido en el colegio y en la universidad. Este pensamiento me llevó a escribir mi libro La Gran Mentira de la Nutrición, en el que derribo muchos de los mitos sobre la alimentación y la vida sana que oímos a diario, similares a los que usé para empezar este artículo.

¿Cómo nos debemos alimentar después de adelgazar para mantenernos?

Sin embargo, me da la impresión de que existe una inquietud entre los lectores que no he atacado con la suficiente fuerza y ésta radica precisamente en qué hacer y cómo alimentarnos una vez que hayamos perdido la grasa y estemos en un peso razonable. ¿Debemos obsesionarnos con el gimnasio? ¿Tenemos que seguir tomando batidos de proteínas? ¿Seguimos aplicando la regla de comer muchas veces al día en pequeñas cantidades? ¿Seguimos midiendo la cantidad de proteínas y grasas que ingerimos en cada comida? ¿Tenemos que seguir evitando todas las frutas? ¿Se puede seguir la dieta durante la semana y saltársela el fin de semana? ¿Seguimos comiendo el doble de proteína que de grasa? ¿Ofrece algún beneficio el ayuno intermitente? ¿Tenemos que seguir en cetosis el resto de nuestra vida? ¿Nos podemos beber un par de cervezas cuando salimos? ¿Deberíamos abandonar definitivamente los edulcorantes? ¿Podemos seguir una dieta cetogénica o una dieta Paleo? ¿Son adecuadas ahora las legumbres?

Estas son algunas de las preguntas que me habéis ido haciendo de manera recurrente los que habéis pasado por la primera fase, la pérdida rápida de peso y mejora de la salud y he tratado de iros respondiendo de manera individualizada lo mejor que he podido cuando el tiempo me lo ha permitido. Usando todas esas preguntas y respuestas, comencé hace unos meses a darle forma a un nuevo libro que espero que vea la luz a principios del próximo año en el que me adentro en un nuevo aspecto de la nutrición en el que el objetivo no es adelgazar ni perder grasa, sino conjugar un estilo de vida realmente sano con unos hábitos alimenticios naturales, flexibles y orientados a mejorar la salud a través de la nutrición. Os voy adelantado que lo que yo considero hábitos saludables y lo que la industria alimenticia industrial considera hábitos saludables se parecen lo mismo que un huevo duro a una caja de cartón, por eso creo que el libro será revelador para muchos en algunos sentidos.

Todavía tengo el trabajo muy esquematizado y poco presentable, pero espero que en poco tiempo pueda subir al blog el primer capítulo y avanzar la fecha de publicación, quizás como regalo de navidad para mis lectores y seguidores. Voy lento, porque trato de simultanear este libro con la novela en la que trabajo desde hace tiempo y lógicamente con mi trabajo, pero creo que aprovecharé los próximos puentes y festivos para darle un buen empujón. Si quieres asegurarte de leerlo antes que nadie, ¡suscríbete al blog ahora mismo para recibir un aviso cuando esté disponible! Si te interesa saber cómo mantenerse después de adelgazar rápido, este libro es para ti.

Si te gustó este artículo puede que también te gusten estos otros:

Fuente Original Blog – ADELGAZAR SIN MILAGROS

Reseteo – Primer Capítulo del libro “¿Y ahora qué?”

Carlos Abehsera

Tal y como os prometí en el último artículo, hoy os traigo el primer capítulo del libro “¿Y ahora qué? – Manual para la vida después de adelgazar”. Ni el título ni el contenido es 100% definitivo porque estoy trabajando todavía en ello, pero creo que os dará una buena idea de por dónde van los tiros. ¡Espero que os guste!

¿Y ahora qué?

Manual para la vida después de adelgazar

Capítulo 1: Reseteo  

Probablemente han pasado unos meses o incluso años desde que decidió dar un giro a su vida cambiando radicalmente la forma en que se alimentaba y estoy seguro de que los consejos que siguió hasta llegar a este punto le han producido una cascada de beneficios, tanto a nivel físico como emocional. Sin embargo, una pregunta ronda probablemente su cabeza en estos momentos: ¿Tengo que mantener este tipo de dieta restrictiva y estas costumbres durante el resto de mi vida para mantenerme en este estado de forma? La respuesta, afortunadamente, es un rotundo no.

Sin embargo, no lancemos las campanas al vuelo ni nos apresuremos a comprar un kilo de azúcar de camino a casa para nuestro próximo café. Que podamos adaptar nuestra dieta y nuestras costumbres a nuestro nuevo estado físico no quiere decir que tiremos por tierra todo lo que hemos aprendido hasta ahora. Probablemente recuerde de mi libro Adelgazar sin Milagros que le expliqué que es imposible -genéricamente hablando- perder más de 250 gramos de grasa en un día y del mismo modo es imposible ganarlo. Pues bien, menospreciar esta cantidad de grasa es el mayor error que una persona puede cometer llegado a este estado. En efecto, 250 gramos de grasa no parecen una cantidad significativa que deba preocuparnos, pero si en lugar de hablar de la cantidad que se puede perder o ganar en un día hablamos de meses, fácilmente podemos encontrarnos con pérdidas de hasta 8kg de grasa y, por supuesto, ganancias similares en el transcurso de los 30 días que tiene un mes.

Digo que esto es un problema porque podemos caer en la tentación del exceso un día y, si ese exceso además ha estado acompañado de alcohol, es probable incluso que nuestro peso no varíe, dándonos la falsa apariencia de que después de haber perdido el peso que nos sobraba podemos volver a comer y beber como queramos, craso error. Permítame que le explique cómo es posible que un exceso alimenticio vaya acompañado de una pérdida de peso momentánea y nos induzca al error de apreciación.

Como sabe, al ingerir alcohol nos deshidratamos, perdemos líquido en exceso y por consiguiente nuestro peso baja… pero sólo de manera momentánea hasta que al día siguiente recuperamos el líquido a través de los alimentos y las bebidas que ingerimos. Muchas personas me han dicho que no entienden cómo es posible que la noche anterior se hayan hinchado de comer y de beber y a la mañana siguiente pesen menos. El motivo no es otro que la deshidratación. Recuerde que el agua es responsable de al menos el 60% de la masa de su cuerpo y por lo tanto es el factor que más contribuye al cambio de peso corporal.

Pues bien, estas mismas personas que han bebido y comido en exceso y no aprecian ganancia de peso en la báscula al día siguiente caen a menudo en el error de pensar que como ese exceso puntual no les produjo un cambio significativo de peso al medirlo por la mañana, pueden cometerlo cada vez que quieran sin riesgo alguno de volver a engordar, ¡y nada más lejos de la realidad! Al igual que es posible perder grasa y ganar masa muscular sin que el peso corporal varíe significativamente, es igual de posible ganar grasa sin subir o incluso bajando de peso -hablando siempre de manera puntual y a corto plazo- si consumimos alcohol u otras sustancias que nos deshidraten momentáneamente.

Lo que no debemos perder de vista jamás es que los excesos se pagan siempre, y que el peaje a pagar consiste en esos 250 gramos de grasa diaria que podemos acumular. Pero no caigamos en la tentación de pensar que como se trata sólo de 250 gramos, estos no tienen importancia. Muy al contrario, se da la circunstancia de que para ganar grasa solo hay que excederse comiendo alimentos que tienden a generar grasa mientras que para perderla, la cosa es algo más compleja dado que antes se deben agotar las reservas de glucógeno que, como recordará, pueden durar hasta dos o tres días. Dicho de otro modo, el exceso siempre provoca acumulación de grasa desde el primer minuto y la dieta sólo es efectiva para reducir grasa a partir del segundo o tercer día después del exceso. O sea, un exceso se puede recuperar en unos 3 o 4 días. Dos excesos no son, normalmente, recuperables en una semana. Imagine lo que ocurre en realidad con la acumulación de grasa cuando extrapolamos a meses repletos de excesos las cantidades que hemos venido manejando de manera diaria.

A nivel psicológico el tema es aún más complicado. Las personas tenemos una tendencia natural a posponer aquellas acciones que no nos agradan. Unas de las cosas que aprendí cuando leí El Ciclo de la Duplicación, de Todd Smith, es que para ser efectivos en la vida siempre tenemos que hacer primero aquellas cosas que nos desagradan y, si es posible, comenzar a hacerlas de inmediato en cuanto sintamos que no tenemos ganas de hacerlas. Si hacemos primero lo que nos gusta siempre acabaremos pensando que lo que no nos gusta lo haremos mañana, el próximo lunes, la semana que viene, el día uno del mes próximo o quizás el día de año nuevo como parte de nuestros nuevos propósitos. ¿Pero cual es la realidad? Que cuanto más lo posponemos menos probable es que lo hagamos.

Sin embargo, si vencemos esa tendencia y logramos anteponer aquello que nos desagrada y hacerlo cuanto antes, las ventajas son inmensas a nivel de crecimiento personal. No hay duda de que nos sentiremos mejor al terminar una tarea que no nos apetecía hacer y por ello, cuando abordemos otras situaciones que nos agraden más, lo haremos con la conciencia de haber solucionado antes aquello que no nos apetecía hacer, lo que nos produce un doble placer.

Le explico esto para ponerle en antecedentes de que nuestra tendencia natural, después de un exceso, es cometer otro, porque a fin de cuentas nos parece mucho más agradable salir a comer y beber con nuestros amigos que quedarnos en casa tomándonos un batido de proteínas para cuidar la línea después de ir al gimnasio. Y una vez cometido un exceso y pospuesta la vía sana, tendemos a empezar la dieta de nuevo el lunes que viene, la próxima semana, el día uno del mes siguiente o el día de año nuevo, como le dije antes. Ante todo, debemos evitar poner fecha a la solución de lo que acaba de ocurrir. Si acaba de ocurrir y nos acabamos de exceder, es preciso arreglarlo en el momento y no posponerlo.

Piense por un momento en su edad. Si se parece en algo a mí, rondará o habrá pasado ya, incluso con holgura, los 40 años de edad. En mi caso, cuando decidí cambiar mi alimentación de manera radical en 2011 tenía 38 años. Llevaba entonces 38 años comiendo de un modo, haciendo dietas inútiles y acumulando grasa y problemas de salud. Sin embargo, tras perder más de un kilo el primer día de cambio de alimentación y otro tanto el siguiente, mi cabeza se reseteo por completo. Entonces no sabía que esos dos kilos eran, casi al completo, líquido retenido en exceso, pero me sentó bien ver que la báscula pasaba de 113 a 111 en un par de días y que al cabo de sólo 30 días había perdido 10 kilos de peso, la mitad de ellos de grasa.

¿Cómo pude mantenerme entonces firme en el plan durante los meses siguientes hasta perder 35 kilos? Porque estaba haciendo algo que, aunque no me agradaba en exceso, me ofrecía resultados desde el primer día y me hacía sentirme mejor cada minuto que pasaba. Además, un pensamiento rondaba siempre mi cabeza: si he sido capaz de comer mal durante 38 años, ¿cómo no voy a ser capaz de comer bien durante 4 o 5 meses? Siempre lo vi, y lo sigo viendo, como un esfuerzo ridículamente pequeño en tiempo y forma al compararlo con el resto de mi vida. Cuatro o cinco meses contra 38 años de entonces.

Sin embargo, en mi caso han pasado ya más de 6 años desde que perdí la mayoría de la grasa que me sobraba y lógicamente mis costumbres han cambiado en este tiempo y mi alimentación ha mejorado mucho, tanto en calidad como en variedad, evolucionando hacia una dieta socialmente más sencilla de seguir. Creo que la Isodieta es una magnífica herramienta para perder peso de manera sana, rápida y permanente, como explico en el libro Adelgazar sin Milagros, pero también creo que la vida es algo más que pequeñas comidas muchas veces al día y batidos de proteína.

Ese mismo reseteo que experimenté en aquel momento -y que probablemente usted también haya experimentado ya- es el que me gustaría que volviese a experimentar ahora conforme nos adentremos en una nueva visión de la alimentación y como adecuar la nutrición de nuestro cuerpo durante el resto de nuestra vida sin tener que repetir constantemente la palabra “no” cada vez que nos pongan algo por delante. Como le dije en la introducción, y le repetí al principio de este capítulo, no lance las campanas al vuelo y no se crea que le voy a explicar cómo comer de todo en las cantidades que usted quiera sin ganar peso, dado que eso es imposible, sino que le voy a explicar como flexibilizar su dieta sin que ello suponga un retroceso en su estado físico ni en su salud.

Con este libro pretendo ayudarle a tomar las decisiones adecuadas no sólo a la hora de elegir sus alimentos y su rutina alimenticia, sino además a la hora de abordar el resto de su vida desde un punto de vista nutricional y también social. Personalmente, trabajo muchas horas todas las semanas y no siempre haciendo cosas que me agradan. Tengo alergia a la contabilidad y me salen sarpullidos con la burocracia. Cuando acaba mi semana laboral el viernes, lo que me apetece no es precisamente llegar a casa y tomarme un batido de proteína. Pero, por otro lado, soy consciente de que, si me dejo llevar, en unos meses recuperaré los más de 30 kilos, principalmente de grasa, que logré quitarme de encima en 2011.

Como en tantas otras cosas en la vida, en la justa medida radica la virtud del método y por lo tanto, en nuestras vidas tiene que haber un poco de todo y por supuesto lugar para el disfrute y esparcimiento. En estos años he seguido leyendo, investigando y probando en primera persona muchas de las cosas que he leído y que ahora me dispongo a compartir con usted. Puede que incluso vea algunas de estas cosas como una traición a mis propias ideas, pero le pido un poco de paciencia y razonamiento antes de juzgar. En este caso, los jugadores somos los mismos, pero el juego ha cambiado.

Si está leyendo estas líneas es porque ya experimentado el primer reseteo y se dispone a efectuar el siguiente. Una vez que se sirvió del libro Adelgazar sin Milagros para perder el exceso de grasa que acumulaba y recuperar su salud, es el momento de adecuar su plan nutricional y costumbres con el siguiente objetivo en mente, que debe ser continuar mejorando la salud, afianzar o mejorar su masa muscular y mantener la grasa a raya en parámetros razonables.

Acompáñeme y veamos cómo podemos conjugar una dieta sana y unas costumbres saludables con una forma de vida alegre, moderna y distendida en la que no seamos esclavos de nuestros relojes ni de unas cantidades específicas de nutrientes, sino que, por el contrario, podamos disfrutar de más alimentos y de un mayor abanico de posibilidades.

Si te gustó este artículo puede que también te gusten estos otros:

Fuente Original Blog – ADELGAZAR SIN MILAGROS

Sobrevivir a la navidad

Dulces de NavidadComo cada año, ya está aquí la navidad, repleta de celebraciones, comidas, bebidas, dulces y todo tipo de ocasiones para saltarnos nuestro plan de alimentación saludable. Sin embargo, la batalla de la salud contra el peso no tiene porqué estar perdida y podemos ser suficientemente astutos como para acabar las fiestas sin coger un sólo gramo o incluso perdiendo peso si es que estamos siguiendo activamente un plan nutricional para adelgazar. Hoy quiero enfocar el artículo en recordar algunas cosas que creo que  pueden venir bien a todo el mundo durante estas fiestas, independientemente de si siguen dieta o no. El plan es sobrevivir a la navidad de manera sana.

En primer lugar, tomémonos las fiestas y las salidas con calma. Incluso si comemos algo que no deberíamos, no es lo mismo tomarse un bombón que una caja entera de bombones, ni es lo mismo tomarse una copa de vino que acabar con la botella. En segundo lugar, entre fiesta y fiesta siempre hay días sueltos y estos son los que debemos aprovechar para recuperarnos. Un día a base de batidos suele ser una buena terapia para recuperar los buenos hábitos y de paso volver a vaciar los depósitos de glucógeno. Este proceso consistente en recargar y liberar los depósitos de glucógeno, del que hablaré en el próximo libro, tiene en pequeña escala, una serie de beneficios para nuestra salud. Esto no quiere decir que tengamos que hacerlo constantemente, pero si hemos recargado glucógeno con excesos, lo más importante es liberarlo cuanto antes y repito que un día a base de batidos suele funcionar muy bien en este sentido además de ser terapéutico en el plano psicológico, pues ayuda a mitigar el sentimiento de culpa después de unos excesos.

En segundo lugar, miremos más a lo salado que a lo dulce. Casi en cada ocasión tenemos una opción saludable si nos centramos en la comida salada: embutidos, quesos, huevos, carnes, pescados, mariscos, e incluso pequeñas dosis de frutos secos. Si nos centramos en estos alimentos tendremos menos apetito por otros que son mucho más perjudiciales para la salud o que pueden invertir un proceso de pérdida de peso, como los dulces, los tubérculos o la bollería. Aunque en dosis grandes casi cualquier alimento tiene la capacidad de tirar por tierra un esfuerzo previo de semanas o incluso meses, no es lo mismo comerse medio kilo de carne y pescado que medio kilo de pasteles. Si te tienes que pasar comiendo, mejor pasarte con nutrientes de calidad: proteína y grasa.

En tercer lugar, tomemos el control de la situación. Cuando vayamos a casa de nuestros familiares nos será más complicado decidir el menú, pero cuando estemos en casa o cuando aportemos nuestros propios platos a las reuniones familiares, es mucho más sencillo poner por delante alimentos que no nos saquen de nuestra rutina. Voy a poneros algunos ejemplos a modo de ideas que podéis poner en marcha cuando preparéis comida en estas fiestas:

  1. Frutos SecosLos frutos secos, que sean crudos, horneados (tostados) o fritos, pero sin miel ni azúcar. Mejor, en este orden, nueces, cacahuetes, almendras, avellanas y pistachos.
  2. En lugar de pan para los canapés, podéis utilizar Protosnacks, tanto de aceite como de queso.
  3. Trata de hacer recetas con huevos, que son altamente nutritivos y no tienen carbohidratos. ¿Qué tal unos huevos rellenos al horno? ¿Has visto la receta del libro Cocinar sin Carbohidratos con espinacas y paté? Sin duda dejarás a tus invitados asombrados.
  4. En lugar de tostadas para torrijas y postres podéis utilizar Protobread, que también sirve para hacer sándwiches
  5. En lugar de pan rallado para rebozar, podéis utilizar salvado de trigo fino o Protofibra. Con cualquiera de los dos, podéis mezclar queso parmesano o similar en polvo.
  6. Si vais a hacer croquetas, podéis seguir esta receta croquetas caseras sin harina o esta otra receta de croquetas lowcarb para niños.
  7. En lugar de piquitos podéis utilizar Protogriss o Protosnacks
  8. En lugar de azúcar blanco para vuestras recetas, podéis usar Sukrin Granulado o Sukrin Ecológico. Para sustituir el azúcar moreno, tenéis Sukrin Gold y para el Azúcar Glas tenéis Sukrin Melis. En lugar de miel podéis usar FiberSirup, tanto transparente como dorado (perfecto para sustituir miel de caña).
  9. Si queréis hacer vuestros propios mantecados podéis seguir esta receta, o esta otra para turrones, ambas de Ana Román, coautora del libro Cocinar sin Carbohidratos y que sería un estupendo regalo de navidad para quienes quieran empezar el año siguiendo una dieta saludable 😉
  10. En lugar de patas fritas de paquete, podéis usar Protein Pops y en lugar de Nachos para dipear, podéis usar Lean Chips
  11. Evitar los zumos de fruta, las bebidas dulces y los licores. Para una ocasión especial, mejor una copa de vino o una cerveza baja en carbohidratos, como la Coors Light, que además no tiene mucho alcohol.
  12. Para hacer repostería, podéis usar como base el preparado universal de repostería de Sukrin, sin carbohidratos
  13. Como bases de tartas o bizcochos, los preparados para bizcocho de Sukrin
  14. Para sustituir un cocktail de aperitivo, podéis usar las bebidas 0% de Oshee
  15. Podéis hacer una ensalada de pasta usando Protopasta de la fase 2. Si traéis invitados, quizás de la fase 3, que es más difícil de diferenciar de la pasta tradicional.
  16. Podéis preparar tostas variadas usando Prototoast. También son una excelente base si vais a preparar un Tournedó Rossini.
  17. Se puede utilizar 1/3 de almidón resistente de maíz (no asimilable) FiberFin en sustitución de harina en las recetas sin modificar el resultado final y reduciendo considerablemente la cantidad de carbohidratos.
  18. En lugar de harina refinada de trigo, podéis probar con harinas de coco, cacahuete, sésamo y almendra, en función de la receta, que aportan proteínas y son bajas en carbohidratos
  19. En lugar de siropes tradicionales para los postres, podéis usar los siropes 0% de Walden Farms o de 2bSlim entre otros
  20. En pequeñas cantidades y según que receta, se puede sustituir la patata por la calabaza, que tiene muchos menos carbohidratos. También por calabacín, que tiene incluso menos.
  21. Se puede preparar pan de lino, muy bajo en carbohidratos, siguiendo esta videoreceta o incluso usar preparados de panes bajos en carbohidratos.
  22. Podéis preparar pulguitas usando Protobun en lugar de pulgas de pan blanco
  23. En lugar de añadir picatostes de pan tradicional a la sopa se pueden añadir los picatostes de CiaoCarb
  24. Cualquier receta de este blog o del libro Cocinar sin Carbohidratos es absolutamente recomendable para estas fiestas
  25. Los chocolates y bombones, mejor sin azúcar. Algunos, como los chocolates Belgas de Cavalier, son espectaculares y saben incluso mejor que los tradicionales.

Lógicamente esto no es una lista completa sino un listado con ideas que podéis poner en marcha y que yo he probado con buenos resultados. Cuando necesito ideas, acudo a la sección de Dieta Sana de OutletSalud y navego investigando los alimentos bajos en carbohidratos que tienen, que son un montón. En cualquier caso, lo más fácil, como dije al principio, es utilizar alimentos frescos ricos en nutrientes de calidad, que por precio y valores nutricionales no tienen igual. Haciendo una buena selección de alimentos frescos y aportando un poco de creatividad con estos otros alimentos más de diseño, podemos pasar fácilmente las fiestas venciendo al peso y, un año más, sobrevivir a la navidad.

Si te gustó este artículo puede que también te gusten estos otros:

Fuente Original Blog – ADELGAZAR SIN MILAGROS

Plan para adelgazar rápido después de navidad

Adelgazar rápido después de navidadHa llegado el momento de poner en marcha el plan para adelgazar rápido después de navidad. Si has cometido excesos estas navidades o si simplemente necesitas adelgazar, este articulo te será de utilidad. Es probable que tengas tentaciones para esperarte a después de Reyes y así comenzar el lunes día 8, pero piénsalo bien, ¿para que esperar si puedes empezar a adelgazar desde hoy mismo? Las navidades son terribles desde un punto de vista dietético porque nos encontramos rodeados continuamente de dulces, alcohol, bollería y comidas copiosas en realidad. Sin embargo, hay que ser positivos y recordar que podemos minimizar el impacto que este tipo de alimentación tiene sobre nuestro organismo si actuamos con rapidez y decisión. Cada día que pasa sin que pongamos en marcha un plan dietético específico para volver a la normalidad dificulta aún más la vuelta a la rutina, por ello, lo mejor es comenzar cuanto antes.

Libro Adelgazar sin MilagrosEn el libro Adelgazar sin Milagros explico que es imposible perder más de una cantidad concreta de grasa al día, y por la misma razón es imposible ganarla, por lo que aunque estas semanas hayan estado llenas de excesos, los efectos no pueden ser muy graves. Recuerda que los primeros excesos se notan sobre todo a nivel de retención de líquidos, especialmente si vienes de una dieta cetogénica. Ambas cosas las expliqué con más detalle en un artículo de 2014 titulado “Deshincharse de golpe“, así que no voy a insistir sobre el tema más allá de recordarlo, para que no creas que lo que ha ocurrido en estas Navidades es irreparable ni difícil de corregir. Al contrario, si empiezas hoy mismo no te costará trabajo perder lo que hayas ganado.

De todo lo que voy a proponerte ahora, lo más importante es sin duda tu voluntad. Si te han sugerido que pierdas peso o alguien cercano te ha pedido que adelgaces, debes saber que el mayor impedimento que encontrarás es sin duda tu voluntad. No es suficiente con seguir un plan, hay que estar convencido, motivado y quererlo realmente. Si necesitas un poco de motivación, puedes leer este artículo que escribí titulado “10 beneficios de seguir una dieta lowcarb“. Estoy convencido que después de leerlo querrás ponerte manos a la obra de inmediato y no te costará trabajo adherirte al plan, entre otras cosas porque ni pasarás hambre ni comerás mal.

Como diseñar un plan para adelgazar rápido después de navidad

Inicia tu nueva rutina para adelgazar con un plan de choque

¡Comienza fuerte! Trata de hacer un día (o más si eres capaz) a base de batidos de proteína, fibra y grasa. Estas son algunas variantes de batidos de proteína con un ejemplo de horario que puedes utilizar ajustándolo a tus cantidades y necesidades horarias:

Prepara todos lo que necesites antes de empezar

Aunque es muy importante empezar cuanto antes, no debes ponerte en marcha hasta que tengas lo que necesitas. Si comienzas con tu plan y de repente te faltan cosas, será más fácil que abandones. Por ejemplo, si te has puesto un menú que contiene huevos y resulta que no tienes huevos en casa, es probable que tengas tentaciones para no seguir tu propio menú. Por eso, lo que vayas a necesitar, tenlo listo antes de empezar. Si de verdad quieres adelgazar, es una buena idea quitar de en medio o incluso regalar o tirar todos los alimentos e ingredientes que no necesites y además supongan una tentación. Quizás un buen punto de partida es el capítulo “La cesta de la compra” del libro Adelgazar sin Milagros.

Pésate y mídete antes de empezar

Analizador de masa corporal para adelgazarEsto es algo que repito bastante en el libro y por todo el blog. Cuando te dispongas a adelgazar haciendo cambios en tu dieta y en tu forma de alimentarte, es absolutamente necesario tener un control exhaustivo del progreso. Si haces las cosas bien, el progreso será rápido y efectivo, y te será sencillo adherirte los menús. Si te estás equivocando en algo, el analizador de masa corporal, que es lo que te recomiendo que utilices si puedes, te lo va a cantar sobre la marcha. Ten siempre presente la importancia de entender la masa muscular cuando te dispongas a adelgazar. Si no lo tienes claro, te recomiendo este artículo que escribí al respecto hace ahora justo un año.

Elije adecuadamente los alimentos usando sus valores nutricionales

Olvídate de marcas y de costumbres. Es muy importante que consumas alimentos frescos y que los procesados que utilices sean de la mayor calidad posible. Aunque las marcas reconocidas suelen ofrecer productos de calidad, esto no es una verdad universal y por lo tanto debes leer los valores nutricionales y los alimentos de los productos que compres. Por ejemplo, elije quesos sin carbohidratos y rechazar embutidos que no tengan más de un 90% de carne o que tengan más de un 1% de carbohidratos. Si necesitas ideas de productos bajos en carbohidratos, te recomiendo la sección de alimentos bajos en carbohidratos o la sección de dieta sana de OutletSalud.

Diseña tus menús usando el sentido común

Portada del libro Cocinar sin CarbohidratosAunque te guste un alimento en concreto, no puedes alimentarte de un único alimento. Trata de incluir toda la variedad que puedas. Al seguir una dieta baja en carbohidratos para adelgazar existen muchísimos alimentos, tanto frescos como procesados, que puedes utilizar. Lo razonable es usar tantos como te sea posible para de este modo no crear un menú monótono. Si necesitas ideas de menús, puedes echar un vistazo al plan semanal que publiqué hace algún tiempo o incluso pedir menús personalizados en el INAS. Si necesitas ideas de recetas, echa un vistazo a la sección “Recetas” del blog o date una vuelta por la web www.cocinarsincarbohidratos.com.

Bebe mucho y usa infusiones

Para adelgazar es imprescindible estar bien hidratado. Parte de la grasa se elimina incluso por la orina, pero el principal motivo es para eliminar todos los productos de desecho que se generan en el cuerpo, para lo que es fundamental orinar con cierta frecuencia. Al estar en cetosis, que es el estado que inducimos para adelgazar, se generan unas sustancias llamadas cuerpos cetónicos y durante las primeras 2-3 semanas, se produce un exceso de las mismas que resulta necesario expulsar del organismo. Si no bebes lo suficiente, expulsarás estos cuerpos cetónicos por el vapor de agua del aliento y por el sudor, lo que provocará cierto mal olor corporal. Lo mejor es orinar con frecuencia (bebiendo bastante líquido). Las infusiones sin azucarar son un estupendo aliado en la pérdida de peso. Además de proporcionar hidratación suelen contribuir a acelerar el metabolismo con sustancias como la cafeína o la teína.

Usa todas las ayudas a tu alcance

Lógicamente, lo más importante es tu dieta, tu plan nutricional, pero cuanto más lo apoyes con otras cosas, mejor y más rápido funcionará. En este artículo escribí sobre ayudas que se podían utilizar con facilidad. También te recomiendo que hagas algo de ejercicio ligero o que, al menos, te muevas un poco andando o nadando. Esto te ayudará, más que con la pérdida de peso, con la tonificación muscular y te ayudará a dormir mejor. El sueño es fundamental también durante la pérdida de peso, algo de lo que también hablaré próximamente en mi nuevo libro que estoy escribiendo.

Si sigues este plan y te creas una rutina nutricional adecuada, tal y como explico en el libro Adelgazar sin Milagros, no tendrás problema en perder todo ese peso que hayas podido ganar durante las fiestas en tiempo récord. Recuerda que no se trata sólo de adelgazar, sino de hacerlo de manera sana, rápida y permanente.

Si te gustó este artículo puede que también te gusten estos otros:

Fuente Original Blog – ADELGAZAR SIN MILAGROS

Ponte en forma al adelgazar

Deporte y nutrición van de la manoUn concepto habitualmente erróneo desde mi punto de vista es la supuesta necesidad de hacer ejercicio para adelgazar. Como explico en el libro Adelgazar sin Milagros, yo creo que si necesitas hacer deporte para adelgazar es que no estás siguiendo un plan nutricional adecuado y, por lo tanto, lo primero que deberías hacer es modificar tus hábitos alimenticios. Sin embargo, esto no significa que yo te esté diciendo que no hagas deporte. Lo que te estoy diciendo es que trates de adelgazar usando una alimentación adecuada y que cuando tengas el tema de la alimentación bajo control, uses el ejercicio para potenciar y mejorar tu estado físico.

Siendo muy simplista, podría decirte que si gastas 500 calorías haciendo ejercicio, podrías comer 500 calorías más, y en cierto modo tendría algo de razón. Sin embargo, si durante una semana no haces ejercicio, habrías ingerido 3.500 calorías más de las que necesitabas y, en ese caso, ¿dónde crees que iban a acabar esas calorías? En mi experiencia, el organismo es muy agradecido y aunque lleves mucho tiempo sin practicar ningún deporte, ponerse en forma es relativamente sencillo. Claro, leamos entre líneas: ponerse en forma es una cosa y tener el cuerpo de Chris Hemsworth (Thor) es otra muy distinta. Aunque lo primero es sencillo, lo segundo es bastante complicado, entre otras cosas porque el tipo mide 1’90 y, al menos en mi caso, no puedo tener jamás un cuerpo como el suyo 🙂

Chris Hemsworth tiene un cuerpo musculado y estilizadoEsta broma me sirve para ejemplificar que cada uno tenemos un cuerpo y unas características hereditarias, como la altura, y por mucho que queramos esforzarnos será difícil alcanzar ciertas metas. Ahora bien, lo que sí podemos hacer es coger el cuerpo que nos ha tocado y mejorarlo todo lo posible, y para ello el ejercicio es lógicamente fundamental. Pero entre mejorar el cuerpo hasta el máximo de su potencial y no hacer nada en absoluto hay infinidad de posibilidades intermedias y yo creo que la que deberías marcarte como objetivo inicial es, sin duda, ponerte en forma, porque es algo que va de la mano de adelgazar.

Al adelgazar perdemos kilos de grasa, y eso, además de en el espejo, se nota en el ánimo. Desde el primer día nos sentimos más activos, más animados y desde luego más felices. Esa especie de euforia podemos aprovecharla para agitar el esqueleto y movernos un poco haciendo cualquier tipo de deporte o ejercicio físico. Creo que algunas prácticas son mejores que otras, especialmente a partir de cierta edad (sí, los fatídicos 40), pero incluso estoy dispuesto a admitir a regañadientes que mejor hacer algo equivocado y en pequeñas dosis que no hacer nada.

Aunque soy consciente de que el primer día es el más difícil, a partir de ese momento puedo garantizarte que todo son facilidades y buenas noticias. Supongamos que todavía no has adelgazado, que estás empezando o planteándote empezar, o que llevas poco tiempo con esto. Estoy convencido de que sientes cierto ridículo al ponerte ropa de deporte y acudir a un gimnasio y no te sientes bien rodeado de tanta gente “fit”, que es la forma moderna de decir “deportistas”, porque somos así de idiotas. Pues bien, aunque te cueste creértelo, cuando acabes tu primera sesión y te mires en el espejo, detrás de todo ese sudor verás una nueva versión de tu cuerpo, más estilizada, más deportiva y más radiante. ¿Quiere esto decir que tu cuerpo ha cambiado en una sola sesión de ejercicio? No, por supuesto que no. Sin embargo, lo que sí ha cambiado es la percepción que tu cerebro tiene de tu cuerpo. Si no me crees, puedes probarlo. Mírate en el espejo antes y después de entrenar. Verás dos personas distintas. Lo curioso es que incluso si te haces dos fotos, antes y después del entrenamiento, verás dos personas distintas en las fotos. ¿Porqué? Pues porque el cerebro adapta la interpretación de lo que ve usando el resto de datos que maneja y como sabe que vienes de hacer deporte y sabe que el deporte, en general, tonifica y mejora nuestro cuerpo, pues te lo muestra así, mejorado. ¿Ves mi foto de arriba? Yo me veo mucho mejor que cuando entré el otro día al gimnasio, ¡una hora escasa antes!

El ejercicio físico es clave en la pérdida de pesoPor eso es importante el refuerzo positivo de moverse un poco, aunque sea haciendo unas cuantas sentadillas o levantando unas garrafas de agua durante un rato. Cualquier cosa te hará sentirte mejor y, salvo que lo hagas demasiado tarde, el ejercicio te hará dormir mejor también. En el lado opuesto, puedes mirarte en el espejo, pegarte un atracón de comer, y volver a mirarte. También verás una versión distinta de tu cuerpo, solo que en este caso será una versión bastante desmejorada, así que no te molestes en probarlo, fíate de mi palabra.

Cuando te alimentas correctamente garantizas el mantenimiento de la masa muscular o incluso su incremento moderado, y potencias al máximo que se queme la grasa que tienes acumulada. Por eso, hacer ejercicio si no te alimentas correctamente no es una buena idea. Sí, puede que pierdas peso, ¿pero qué tipo de tejido estás perdiendo? Ahí tienes las famosas personas gordiflacas de las que hablé hace tiempo. Lo importante no es cuanto pesas, sino de qué lo pesas. A los que dicen que el ejercicio es lo más importante para adelgazar hay que recordarles que el ejercicio sin control ni una buena alimentación puede provocar catabolismo muscular y una serie de problemas físicos asociados al mismo. Sobra decir que no hacer ejercicio y engordar sin control tampoco es adecuado. Se trata de conjugar nutrición y deporte en la justa medida, y sorprendentemente, la cantidad de deporte que se necesita para notar un cambio significativo en el estado físico no es tan grande como puedas imaginarte o quieran hacerte creer. No necesitas correr ni hacer bicicleta durante horas. De hecho, podrías ponerte en forma con sólo 4 minutos al día si fueses capaz de hacer una tabla de Tábata de manera adecuada, lo cual, dicho sea de paso, no es fácil. Pero media horita de ejercicio al día obra milagros, ¡así que anímate y empieza hoy mismo!

Por lo tanto, y para concluir con mi tesis, lo que quiero transmitir es que antes de ponerte a pensar en hacer ejercicio para adelgazar debes planear adecuadamente tu alimentación. Si resulta que sigues un plan nutricional que no te permite adelgazar perdiendo la grasa que tienes acumulada sin hacer deporte, el plan no es correcto. Si te dicen que el problema es que no haces deporte y por eso no adelgazas, se equivocan. Tienes que ser capaz de perder peso modificando tus hábitos alimenticios y vigilando la composición corporal para asegurarte que pierdes grasa y no masa muscular. Una vez que tengas este tema bajo control, entonces es el momento de proponerte un plan de actividad física que te ayude en la consecución de tu objetivo y, sobre todo, que te permita ponerte en forma en unas semanas y poder subir escaleras o andar cuesta arriba sin que el corazón diga de salirse por la boca.

Si te gustó este artículo puede que también te gusten estos otros:

Fuente Original Blog – ADELGAZAR SIN MILAGROS

Usar proteína de huevo para adelgazar

Huevos de GallinaCuando hablamos de proteína para seres humanos, la más completa es siempre la proteína del huevo. No lo digo yo, sino que es un dato tan científicamente probado que la proteína de huevo, llamada albúmina, se usa como patrón de referencia para medir la calidad del resto de proteínas. Sin embargo, durante décadas y ante la imposibilidad de denostar su calidad, se ha recurrido al uso del miedo para evitar su consumo. Así, se ha asociado erróneamente el consumo de huevos con el aumento del colesterol y, peor aún, se ha asociado el aumento del colesterol con los problemas coronarios, algo que ya sabemos más que de sobra que no es del todo cierto, como puedes leer en este artículo. Si el huevo es tan bueno como digo, y se puede usar proteína de huevo para adelgazar, ¿porqué muchos médicos y nutricionistas recomiendan limitar su consumo?

Lo que le ocurre al huevo es que es un alimento increíble y barato. Está formado por proteína de la mejor calidad, grasas de diverso tipo y alta calidad, incluyendo las famosas Omega 3, vitaminas y minerales. Resulta que no existe nada en la naturaleza que te aporte todos estos beneficios… y cueste sólo 15 céntimos por unidad. Puedes solucionar una comida, aportando todo lo que necesitas, por sólo 30 céntimos, si te comes un par de huevos, siempre y cuando no estén crudos, porque la proteína de huevo cruda no se asimila. Lógicamente, a Danone y Nestlé (y al resto de la industria) no les interesa que sepas que puedes aportar todo esto a tu alimentación por sólo 30 céntimos, porque entonces caerían sus ventas de Meritene, Danacol, Bio y todas esas cosas que te venden a precios desorbitados y que para colmo, suelen estar plagadas de azúcar. Por eso, te cuentan la milonga del colesterol y se esfuerzan en que creas que debes reducir mucho tu ingesta de huevos para tener salud, justo lo contrario de la realidad. Y esto, por desgracia, lo repiten algunos médicos y nutricionistas que acuden a charlas y congresos patrocinados maquiavélicamente por la industria alimenticia.

Huevos con Salmón y Espárragos

Cuando nos centramos en la pérdida de peso, el huevo es un aliado imprescindible que te ayudará a adelgazar si lo usas con sabiduría. Y es que en realidad la única pega que le podemos poner al huevo es que contiene bastante grasa, lo cual no es un problema en absoluto, pero puede limitarte la velocidad a la que pierdes peso si comes demasiados. La grasa que ingieres está por delante de la que tienes almacenada a la hora de producir energía, por lo que -en líneas generales- si comes mucha, limitas la cantidad que quemas. Esto, que no siempre es así de matemático, lo explicaré con más detalle en el libro nuevo en el que estoy trabajando ahora, pero por el momento, sigamos aplicando esa sencilla regla: primero se quema la que ingieres y luego la que tienes.

Si quieres adelgazar y te planteas seguir una dieta como la que yo seguí para perder más de 30 kilos en cuatro meses, creo que debes usar la proteína de huevo como parte habitual de la dieta, ya sea consumiendo huevos de manera natural, como hice yo, o utilizando todos los nuevos productos que han ido surgiendo basados en la proteína de huevo. Por ponerte algunos ejemplos, ahora existe proteína de huevo en polvo y con sabores, que puedes utilizar para cocinar y para hacer batidos. También tienes batidos listos para tomar a base de proteína de huevo. De estos últimos, probé hace poco el de cereza en una degustación y me gustó bastante porque no está dulce, sino que tiene la frescura propia de las cerezas antes de ponerse muy maduras, con un toque incluso ácido. Además, están los flanes de clara de huevo cuajada, que son espectaculares como postre o incluso como sustituto de una comida y las claras de huevo líquidas que venden en cualquier sitio, incluso en Mercadona, aunque la calidad de estas es bastante volátil y a veces están demasiado líquidas y no cuajan bien.

Si prefieres utilizar los huevos crudos como parte de tus comidas, lo primero que tienes que tener claro es que tienen que estar cocinados, de la forma que quieras, pero cuajados. Sólo de esta forma obtienes la asimilación completa de sus proteínas. Un truco para reducir la grasa que ingieres -si es que lo necesitas- puede ser usar dos claras por cada yema, pero nunca descartar la yema y tomar sólo claras. Algunas de las grasas que están en la yema -dónde por cierto también hay proteínas- son necesarias para asimilar los micronutrientes que se encuentran tanto en la clara como en la yema.

Para calcular la cantidad de proteína y de grasa que hay en los huevos, puedes utilizar las tablas de valores nutricionales de este blog teniendo en cuenta que un huevo pequeño ronda los 50 gramos, uno mediano pesa menos de 75 gramos y los grandes más de 75 gramos. Cuando más fresco es el huevo, mejor calidad tiene su proteína y al abrirlo verás que está mas densa y menos acuosa. Conforme la proteína se va degradando, se va poniendo más líquida. Aparte de eso, creo que puedes comer huevos con tranquilidad porque se trata de un alimento completo que a casi todo el mundo gusta, cocinados de un modo o de otro. Si tienes niños en casa, también te aconsejo que coman suficientes huevos a la semana, ya no para perder peso -que también- sino para nutrirles adecuadamente. En estudios recientes, los niños que más huevos consumen son los que presentan mejores tasas de crecimiento.

Es importante cpomer huevos para adelgazarPara terminar, te dejo una idea que es probable que te venga bien en casa, independientemente de que quieras adelgazar o no: Cada fin de semana, al volver de la compra, cuezo una docena de huevos y los dejo en la nevera para ir usándolos durante la semana, bien como tentempiés o como parte de otras comidas, no sólo para mí, sino para toda la familia. Siempre, pase lo que pase, hay huevos cocidos en mi nevera y te aconsejo que si en la tuya no los hay, pruebes durante un par de semanas. Verás que socorridos son para cualquier cosa que se te ocurra o cuando simplemente quieres comer algo rápido. Además, como sabes, son baratos y cuando la dieta contiene bastantes huevos, también se nota en lo económico, porque se hacen muchas comidas por poco dinero. Si necesitas inspiración, en nuestro libro Cocinar sin Carbohidratos tienes unas cuantas recetas de huevos creativas y lógicamente muy bajas en carbohidratos e incluso en la sección de recetas de este blog tienes bastantes, pero ojo con los valores nutricionales, algunas no están pensadas para adelgazar sino para dietas de mantenimiento. Elige bien la receta si estás en período de adelgazamiento.

Si te gustó este artículo puede que también te gusten estos otros:

Fuente Original Blog – ADELGAZAR SIN MILAGROS

Los 6 peores aditivos que usan en los alimentos

Aditivos AlimentariosA raíz de una llamada de una periodista que está preparando un reportaje para Cuatro TV y quería información sobre algunas cosas relacionadas con los aditivos que usa la industria alimenticia, se me ha ocurrido escribir este artículo sobre los 6 peores aditivos que usan en los alimentos los fabricantes de la industria alimenticia. Desde luego, esta lista de los 6 peores aditivos alimenticios no es exclusiva ni exhaustiva, o sea, ni son todos los que están en la lista ni en la lista están todos los que son potencialmente nocivos, pero creo que sería un buen comienzo tratar de quitar estos seis de nuestra lista de la compra. Si lo necesitas, puedes encontrar una explicación más completa aquí y una lista de todos ellos aquí. En general, no debes asustarte porque haya un número E-XXX en una lista de ingredientes, pero debes investigarlo para ver de qué se trata.

Los aditivos que usan en los alimentos los fabricantes, en ocasiones vienen identificados por su nombre común, en ocasiones por su nombre científico y en otras ocasiones por un número precedido de la letra E. De este modo, la Sacarina (que yo considero bastante inocua por cierto) puede llamarse simplemente Sacarina, puede denominarse Sulfamida Benzoica o puede esconderse bajo la denominación técnica E-954. Cualquiera de estas denominaciones se refieren expresamente al mismo producto. Por ello, al leer el etiquetado debemos tener especial cuidado de que que no nos incluyan algún aditivo que tratamos de evitar usando un nombre o denominación que no estemos acostumbrados a ver. Por ejemplo, nuestro primer elemento de la lista de los 6 peores aditivos, el azúcar blanco, a veces se referencia como sacarosa, que es el nombre científico de este diglicérido. Todos los nombres entre paréntesis son distintas denominaciones del mismo producto.

Lista de los 6 peores aditivos que usan en los alimentos

  1. Azucar en los productos BicenturyAzúcar Blanco (sacarosa): Sin duda se trata del enemigo invisible. En algunos estudios en EEUU se ha demostrado que más del 80% de los alimentos procesados que se venden en un supermercado contienen azúcar. En España -y según la Universidad de Barcelona- el 75% del azúcar que consumimos está presente como aditivo alimenticio en las fórmulas de los alimentos procesados que compramos. Su uso continuado a largo plazo puede síndrome metabólico, diabetes, obesidad y puede además producir enfermedades degenerativas, cardiovasculares y nerviosas. En mi opinión, el peor aditivo que existe porque está presente en una cantidad descomunal de alimentos.
  2. Grasas Hidrogenadas: Soy un defensor del consumo de todo tipo de grasas en la dieta, con una única excepción, las grasas hidrogenadas. Una gran cantidad de estudios que han logrado demostrar que el consumo de grasa es perjudicial para el Ser Humano se han llevado a cabo usando grasas hidrogenadas. La hidrogenación de las grasas se usa desde mediados del siglo pasado para cambiar su estructura molecular, lo que produce, por ejemplo, la solidificación de grasas que de otro modo estarían líquidas, o incluso su cambio de color. Se han usado mucho en la bollería industrial y en la fabricación de margarinas. Desafortunadamente, ahora sabemos que el consumo de grasas hidrogenadas produce graves problemas cardiovasculares que, en muchas ocasiones, precipitan la muerte de los pacientes. Puedes ver un ejemplo de grasa hidrogenada de consumo masivo en este artículo anterior.
  3. Jarabe de Maiz de Alta Fructosa (HFCS, High Fructose Corn Syrup, glucosa-fructosa, isoglucosa y jarabe de glucosa-fructosa): Se trata de una forma de azúcar muy dañina para el organismo, pues es síntesis es un jarabe concentrado de alta fructosa que se asimila a gran velocidad y se procesa mayoritariamente en el hígado, lo que tiene una repercusión negativa en otras funciones hepáticas pues para procesar fructosa el hígado deja de hacer otras cosas muy importantes para nuestro organismo. Su consumo, además de producir los mismos efectos que el azúcar blanco, puede aumentar el ácido úrico y los triglicéridos. Es el ingrediente base de la mayoría de los refrescos azucarados, lo que lo convierte en un ingrediente muy presente en la dieta de muchas personas.
  4. Glucosa (dextrosa): Se trata de uno de los dos monosacáridos que componen el azúcar, la sacarosa. Una buena parte de los alimentos que ingerimos acaba convertido en glucosa que nuestras células usan como energía. Sin embargo, su exceso en nuestra sangre es tóxico, como explico con detalle en el libro Adelgazar sin Milagros. Cuando consumimos alimentos que se convierten muy rápido en glucosa (tienen alto índice glucémico) o directamente consumimos glucosa, el nivel de esta en nuestra sangre aumenta peligrosamente y el organismo segrega una sustancia llamada insulina para transportar el exceso de glucosa al hígado y convertirla en grasa, que después almacena en nuestros michelines. Por lo tanto, su consumo directo y el de los alimentos que la contienen fomenta la obesidad además de otros problemas serios de salud. Nuestro organismo está diseñado para fabricar glucosa a partir de los alimentos, no para ingerir grandes cantidades de ella como aditivo de los alimentos.
  5. Fructosa (levulosa): Es el otro monosacárido que forma el azúcar junto con la glucosa. Aunque se pensaba que era un edulcorante más sano que la glucosa, nada más lejos de la realidad. Al igual que su derivado, el Jarabe de Maiz de Alta Fructosa, el consumo excesivo de fructosa puede desencadenar graves problemas de salud, en especial cuando se usa como aditivo de nuestros alimentos. Además, ciertas personas tienen problemas al absorber la fructosa y padecen graves indigestiones y problemas de salud al consumirla, y se dice que sufren Intolerancia a la Fructosa. Ya he conocido algún caso de esta intolerancia que se ha desarrollado en niños de mediana edad cercanos a mi familia, ¿quizás por su consumo excesivo como parte de los refrescos? Valdría la pena investigarlo.
  6. Cochinilla Roja que crece en los cactusCochinilla (ácido carmínico, carmín, carmine, E120, C.I.75470, Natural Red 004): Se trata de un colorante alimentario que se extrae de insectos, principalmente cochinilla, que también se usa en la industria cosmética. En mi opinión, no es ni por asomo tan dañino como los cinco anteriores, pero he decidido incluirlo en esta lista porque, aunque a priori sólo está asociado históricamente con reacciones alérgicas y anafilaxia, recientemente se le está relacionando directamente con problemas nerviosos en los niños. Por lo tanto, si tienes hijos, mejor tratar de evitarlo. La HACSG directamente NO recomienda su uso en niños en general, padezcan trastornos o no.

Probablemente estabas esperando que en la lista hubiese aditivos con nombres exóticos como Benzoato de Sodio o incluso rimbombantes como el Glutamato Monosódico. Quizás esperabas que estuvieran los sospechosos habituales como el ciclamato o el aspartamo. Sin embargo, considero que el problema principal radica en la cantidad que se ingiere y difícilmente alguien ingiere suficiente cantidad de aspartamo (como explico aquí) como para que esto le presente un problema de salud. Sin embargo, si es relativamente sencillo ingerir grandes cantidades de los que he incluido en esta lista de los 6 peores aditivos, especialmente de los cinco primeros.

De modo que ya sabes, si uno de tus propósitos de año nuevo era comer mejor, puedes comenzar por tratar de reducir o directamente eliminar estos ingredientes y aditivos de tu lista de la compra. Para localizar estos 6 peores aditivos en tus alimentos tendrás que leer con detenimiento los ingredientes de los productos que compres, pero recuerda que no tienes que hacerlo cada vez. Si la primera vez que lo localizas en un alimento dejas de comprarlo, te resultará sencillo ir creándote un patrón de compra que evite estos 6 aditivos con cierta facilidad y naturalidad.

Si te gustó este artículo puede que también te gusten estos otros:

Fuente Original Blog – ADELGAZAR SIN MILAGROS

¿Qué significan las fases de los productos CiaoCarb?

Visita a la fábrica de CiaoCarb

Desde que visité la fábrica de CiaoCarb en verano de 2015 ha llovido mucho y esta gama de alimentos que entonces tenía una presencia testimonial en España ahora se encuentra con relativa facilidad. Indudablemente, FoodItalia, la empresa fabricante de estos productos, ha hecho un magnífico trabajo desarrollando la nueva imagen y el empaquetado más moderno que ahora acompaña a los productos, algo que ha colaborado enormemente a la aceptación de los mismos. Simultáneamente, los precios han ido bajando y la disponibilidad de los productos se ha hecho cada vez más fuerte. Sin embargo, siento que queda una asignatura pendiente en el tema de la comunicación. No pasa una sola semana sin que una o varias personas me pregunten acerca de las tres fases de los productos CiaoCarb y sobre cuál pueden incorporar a su dieta para adelgazar. Hoy voy a dedicar unas líneas a explicar de manera sencilla lo que significan y cómo se utilizan cada una de las tres fases de los productos CiaoCarb.

Las 3 Fases de los productos CiaoCarb

Snacks dulces CiaoCarb para adelgazarLos productos CiaoCarb están divididos en 3 fases, cada una identificada por un color. La Fase 1 de productos CiaoCarb, o fase hiperprotéica, está identificada con el color rojo. La Fase 2 de productos CiaoCarb, o fase de fibra, está identificada por el color naranja. Por su parte, la Fase 3 de Productos CiaoCarb, o fase balanceada, se identifica por el color verde y también se llama Nutriwell. Ahora, veamos en detalle cual es el objetivo de cada una de estas fases y cómo podemos utilizarlas dentro de nuestra alimentación.

CiaoCarb Fase 1: Hiperproteica

Los productos CiaoCarb de la fase 1 se caracterizan por ser hiperproteicos, o sea, por tener muy alto contenido en proteínas, con un aporte moderado en fibra, bajo en grasa y muy bajo en carbohidratos. La mayoría de los productos de la Fase 1 de CiaoCarb tienen menos de un 10% de carbohidratos, aunque la pasta está un poco por encima de esos valores. Sin embargo, como la ración habitual de los productos CiaoCarb es de 50g, incluso aportando un 10% de carbohidratos, es bien difícil ingerir más de 4 o 5 gramos de carbohidratos en una sola comida.

Protopasta Fusilli CiaoCarb de fase 1La Fase 1 de productos CiaoCarb se compone de pastas (Protopasta Fase 1), Bollería (panes) y galletas, así como especialidades de chocolate. La proteína de estos productos proviene de diversas fuentes como el gluten de trigo, el huevo, la leche, el arroz o el guisante. Cuando hablamos de alimentos hiperprotéicos, queremos decir que tienen una cantidad muy elevada de proteína. Por ejemplo, la pasta de la fase 1 de CiaoCarb contiene un 60% de proteína, lo que significa que una ración de sólo 50 gramos nos aporta 30 gramos de proteína. Aunque muchas personas la identifican con una fase de “choque” o “ataque” para la pérdida de peso, lo cierto es que está diseñada específicamente para la musculación. Lógicamente, también se puede usar para adelgazar sustituyendo carbohidratos por proteínas, pero como pronto veremos, para eso es quizás más interesante la fase 2.

Crema de chocolate sin carbohidratosEl espítiru de los productos de la Fase 1 de CiaoCarb es sin duda el gimnasio y el deporte intenso y de este modo pueden usarse sus productos tanto antes como después de los entrenamientos o incluso intercalados con otros alimentos en las dietas que buscan la definición muscular. Este es el motivo por el que la mayoría de alimentos de esta fase, además de ser muy bajos en carbohidratos, son bajos en grasa también. Aunque la Fase 1 de alimentos CiaoCarb aporta fibra, no se trata de un aporte tan significativo como en otras fases. Los productos estrella de esta fase son el Cruasan de la fase 1 (Protobrio Stage 1), la pasta proteica (Protopasta Stage 1) y los chocolates proteícos (Protochoc). Puedes ver todos los alimentos de la fase 1 de CiaoCarb pinchando aquí.

CiaoCarb Fase 2: Fibra

Piquitos largos Low-Carb de CiaoCarbLos productos CiaoCarb de la fase 2 se caracterizan por sus buenos aportes de proteína y fibra. Algunas personas piensan erróneamente que la Fase 2 de alimentos de CiaoCarb no contiene una cantidad significativa de proteína, pero esto es absolutamente erróneo. Si bien no se trata de una fase hiperproteica, se trata sin duda de una gama de productos cuyo pilar principal es la proteína, aunque no tenga cantidades tan elevadas de esta como la fase 1, que recordemos que es hiperprotéica. Por ejemplo, y por seguir con la pasta que discutimos hace un momento de la fase 1, la pasta de la Fase 2 contiene un 30% de proteína (la mitad que la de la fase 1) y a cambio incorpora un 33% de fibra (contra el 8% que aporta la de la fase 1). De este modo, el aporte de proteína sigue siendo considerable, más incluso que alimentos frescos como la carne, pero no llega a ser del todo hiperprotéico. Una ración de 50 gramos de esta pasta nos aportaría 15 gramos de proteína, lo que es adecuado para la mayoría de personas, a tiempo que más de 16 gramos de fibra. Eso sí, tiene algo más de carbohidratos que la fase 1, en concreto 10 gramos de carbohidratos por ración. Incluso siendo más del doble de lo que habitualmente recomiendo por ingesta para personas que quieren adelgazar, esta pasta es mi favorita para los niños.

Pan sin carbohidratos CiaoCarb Protobread Fase 2La fase 2 de alimentos CiaoCarb, además de la pasta, se compone de panes, galletas y snacks. Creo que la mayoría de ellos tienen valores muy adecuados para la pérdida de peso y, desde luego, por su equilibrio proteína-fibra, son en mi opinión muy adecuados para niños. Muchos de los productos de la fase 1 también están disponibles en la fase 2 y algunos, como el caso de las Prototoast, tienen menos carbohidratos en la fase 2 que en la fase 1. Por ejemplo, el bollito de pan Protobun sabor natural de la fase 1 tienen un 10% de carbohidratos (5g por unidad) mientras que el de la fase 2 tiene un 8% (4g por unidad).

Tanto la fase 1 como la fase 2 son muy reducidas en carbohidratos y sólo la pasta se sale un poco de la norma, pero tampoco demasiado. En cualquier caso, no creo que si estás intentando adelgazar sea buena idea alimentarte exclusivamente con estos productos. Al contrario, considero que son buenas ayudas puntuales dentro de una dieta en la que tienen que primar los alimentos frescos. Por ejemplo, acabo de publicar una receta de Huevos Benedict en el blog del libro Cocinar sin Carbohidratos, en la que los huevos y la mantequilla son el ingrediente principal del desayuno en el que usamos el Protobun de CiaoCarb para darle forma a la receta. Si quieres ver todos los productos de la fase 2 de CiaoCarb puedes hacerlo pinchando aquí.

CiaoCarb Fase 3: Nutriwell

Pasta penne sin carbohidratos de CiaoCarbLos productos CiaoCarb de la fase 3, también llamada Nutriwell, son productos con un reducido contenido en carbohidratos con respecto a los productos tradicionales. Están orientados a personas que no tienen problemas de sobrepeso o que simplemente quieren reducir moderadamente su ingesta de carbohidratos sin llegar realizar dietas cetogénicas. También pueden ser adecuados para personas que realizan bastante deporte de fondo, pues además de proteína y grasa aportan una cantidad de carbohidratos que pueden ser de interés en el principio del entrenamiento. Por ejemplo, los Spaghetti Nutriwell aportan un 60% menos de carbohidratos que los espaguetis convencionales. Sin embargo, esto significa que aportan un 25% de carbohidratos, que en mi opinión ya está bastante por encima de las necesidades reales de las personas que necesitan adelgazar. A cambio, su palatabilidad es la mejor de toda la gama de productos, pues la pasta Nutriwell, llamada Maccarozone es ligeramente más tierna que la de la fase 2 y considerablemente más tierna que la de la fase 1. Las galletas Nutriwell, llamadas Biscozone, son también muy parecidas en sabor y textura a las galletas tradicionales, aunque aportan sólo un 36% de hidratos de carbono, aproximadamente menos de la mitad que las galletas tradicionales.

Esta fase también la veo muy interesante para los niños en momentos de alto desgaste físico, pues la energía inmediata de esos carbohidratos puede ser interesante en situaciones de competición infantil, campamentos u otras actividades propias de los niños que conlleven un alto desgaste físico.

La calidad de los productos CiaoCarb

Visitando la línea de producción de Ciao Carb

Visitando la línea de producción de Ciao Carb en Pescara, Italia

Independientemente de que hablemos de alimentos de la fase 1, de la fase 2 o de la fase 3 de CiaoCarb, lo que puedo garantizar personalmente, porque he estado en la fábrica en persona, es que se trata siempre de alimentos de alta calidad en los que usan ingredientes de primerísima línea preparados por personal cualificado y usando métodos tradicionales como el secado en bandeja de madera para la pasta. Por citar algún ejemplo, tanto el pan proteico Protobread como los chocolates proteícos Protochoc de CiaoCarb llevan entre sus ingredientes Aceite de Oliva Virgen Extra. En esta comparativa entre el huevo de chocolate de CiaoCarb y el huevo Kinder Sorpresa queda bastante evidenciado lo que quiero decir con respecto a la calidad de los productos y sus ingredientes.

Si te gustó este artículo puede que también te gusten estos otros:

Fuente Original Blog – ADELGAZAR SIN MILAGROS