Día Mundial de la Alimentación: piensa en tu salud y en la del planeta

dia-mundial-alimentacionok

El deporte y la alimentación saludable están en auge. Algunos piensan que son modas pero yo creo firmemente que este estilo de vida está aquí para quedarse. Cuidar de ti es siempre una buena decisión que repercutirá en tu salud actual y futura pero ¿y si comenzamos a pensar igual sobre nuestro planeta?

Este 16 de Octubre ha sido el Día Mundial de la Alimentación, en el que la FAO (Food and Agriculture Organization, la organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) utilizó como lema “El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también”. Con ello, la FAO quiere hacer hincapié en que el cambio climático está afectando sobre todo a las personas más pobres del planeta y que los recursos que tenemos son limitados y deben cuidarse. A veces tenemos la sensación de que el agua es infinita porqué siempre ha estado allí o que los suelos nos pueden proveer de alimento una y otra vez sin debilitarse pero eso no es cierto.

captura-de-pantalla-2016-10-16-a-las-21-20-05

La población mundial crece de manera constante y en 2050 se espera que seamos 9.600 millones de personas. Con ello, la necesidad de más alimentos y de una producción más sostenible se hace todavía más necesaria. Para que el abastecimiento de comida no llegue a ser un problema los gobiernos deben ponerse manos a la obra, pero tú también tienes mucho que decir en ello. Cómo actúes en tu día a día o tus decisiones de compra pueden forzar un cambio en el sistema de producción de alimentos. No te limites a ir a votar 1 vez cada 4 años (o más frecuentemente en los tiempos que corren), utiliza tus decisiones diarias para influir en el entorno y en tu sociedad.

¿Y tú qué puedes hacer?

La FAO nos propone algunas acciones que, como individuos, podemos empezar a llevar a cabo. Yo te resumo aquellas que tienen que ver con tu alimentación pero en este link puedes leerlas todas:

  1. Apúntate al lunes sin carne. Esta iniciativa nos propone hacer una dieta vegetariana 1 vez a la semana (por lo menos). De esta forma ahorraremos en recursos, ya que producir 1 kg de carne requiere mucho más gasto que producir 1 kg de legumbres. Para que te hagas una idea, entre otros recursos, 1 kg de carne necesita 13.000 litros de agua para ser producido mientras que 1 kg de legumbres sólo necesita 1250 litros.
  2. Opta por la pesca sostenible. Eso quiere decir empezar a consumir aquellos pescados menos explotados como la caballa (entre otros) y dejar de consumir otros como el atún. Come pescado de proximidad y temporada (sí, los peces también tienen temporada) o que tenga la etiqueta ecológica. En Cataluña, por ejemplo, puedes optar por la iniciativa de El peix al plat.
  3. Planifica tus comidas, haz un menú semanal y compra sólo lo que necesitas para evitar el desperdicio de alimentos.
  4. Aprende a diferenciar entre “fecha de caducidad” y “fecha de consumo preferente”. La primera indica que el alimento ya no es comestible, la segunda que el alimento puede que no tenga las propiedades organolépticas que debería pero seguramente sí se puede consumir.
  5. Almacena tus alimentos de manera rotativa: tanto en la nevera como en los armarios pon detrás los alimentos que hayas comprado hace poco y delante los que lleven más tiempo allí. De esta forma evitarás dejar olvidado el producto y que tengas que tirarlo.
  6. Utiliza las sobras de comida para hacer otros platos o congélalas para consumirlas otros días.
  7. No tengas manías a la hora de comprar fruta o verdura poco atractiva. Esta práctica ha hecho que se desperdicien montones de comida en el sistema de alimentación.
  8. Compra productos locales y de temporada, de esta forma disminuirás las emisiones de carbono necesarias para el transporte de alimentos y por tanto la huella ecológica.
  9. Infórmate sobre la comida que compras. ¿Utilizan prácticas que respetan el medio ambiente? Apoyando a las empresas que sí lo hacen estás promocionando este tipo de prácticas.

No pienses que como individuo puedes hacer poco. Tus convicciones y decisiones pueden servir para cambiar la forma de proceder de las empresas. No seas indiferente ¡actúa y respeta la salud del planeta!

Fuente Original El blog de nutrición

¿Por qué tienes que consumir legumbres?

legumbres-menshealth

Hoy 24 de noviembre se celebra el Día Mundial del dietista-nutricionista y este año se ha elegido cómo tema principal las legumbres.  Y es que, por si no lo sabías, este año 2016 ha sido el Año Internacional de las legumbres  según la Organización para las Naciones Unidad Para la Alimentación y la Agricultura (FAO). ¿Y por qué tanto ímpetu en promocionar este grupo de alimentos?

Consumo de legumbres en España

Seguro que recuerdas a tus abuelos comiendo legumbres con una sonrisa en la cara y disfrutando cómo niños. En cambio, para la mayoría de personas jóvenes el consumo de este alimento es casi anecdótico. De hecho, mientras que en 1960 se consumían unos 12-14 kg/persona/año, en la actualidad su consumo ha bajado casi a la cuarta partes, unos 3.6 kg/persona/año.

Y mientras su consumo caía en picado ¿qué “alimentos” ocupaban su lugar? Pues por desgracia cada vez consumimos más cereales refinados, carnes procesadas y comida basura. No suena nada alentador ¿verdad?

Mitos de las legumbres

Ya hemos visto que el consumo de legumbres ha disminuido considerablemente pero ¿cuáles son los motivos? Ciertos mitos arraigados que quiero desmentir a continuación:

  • Mito 1: La proteína vegetal no es tan buena cómo la animal.

Este pensamiento lleva arraigado mucho tiempo en nuestra mente. Seguramente porqué siempre han sido consideradas un alimento de pobres y por tanto de peor calidad. Pero lo cierto es que las legumbres te aportan sobre un 20% de proteína, lo que es una cantidad más que interesante. Además, pese a ser carentes en metionina (uno de los aminoácidos esenciales) no debes preocuparte ya que no es necesario consumir todos los aminoácidos necesarios para la proteína completa en la misma comida. Por tanto, si consumes cereales integrales, carne, pescado, lácteos… en otras comidas estarás cubriendo sobradamente tus necesidades.

  • Mito 2: Las legumbres engordan.

Lo cierto es que un consumo elevado de legumbres podría estar asociado al mantenimiento y la pérdida de peso según varios estudios. Esto puede ser debido al alimento en sí, ya que al contener fibra nos producen mayor saciedad o a que desplazan de la dieta el consumo de otros productos cómo alimentos procesados o cereales refinados.

Eso sí, no pienses solo en hacértelas en forma de cocido con embutido o carnes procesadas, puedes disfrutarlas de muchas maneras. Te dejo unas cuantas ideas de recetas para que te chupes los dedos aquí.

  • Mito 3: Las legumbres por la noche sientan mal.

Te dices y te repites mientras un día con prisas abandonas una ensalada de lentejas, no vaya a ser que se me indigeste, y te lanzas de pleno a comer una grasienta pizza o una tabla de embutidos y quesos.

Sí, es cierto que hay personas que no les sientan del todo bien las legumbres pero no son la gran mayoría. Y evidentemente, no es lo mismo consumir un cocido con chorizo que una ensalada de lentejas con verdura.

Si eres de estómago delicado y las legumbres igualmente te sientan mal muy posiblemente sea por la fibra contenida la piel. Prueba con las lentejas o las lentejas coral, que son las más suaves, y con  hacer el resto de ellas en puré o tipo humus o hamburguesa y pasarlas por el colador fino.

Beneficios para la salud de las legumbres

No es nada nuevo que la obesidad, el sobrepeso y las enfermedades relacionadas con este aumento de grasas corporal, cómo son las enfermedades cardiovasculares o el cáncer están aumentando en nuestra población.

Beneficios para el medio ambiente.

Además de ayudar a tu salud las legumbres son mucho más económicas y también más sostenibles.

  • Mejorar la fertilidad de nuestros suelo muchas veces agotados (si, el suelo también se agota) por los cultivos intensivos fijando el nitrógeno atmosférico.
  • Ayudan a reducir los gases de efecto invernadero producidos por ejemplo por la ganadería intensiva.
  • Necesitan menos recursos para producirse. Gastamos mucha más agua, CO2 y terreno para conseguir carne, sobre todo carne roja, en comparación a lo que se necesita para producir legumbres.

No hay duda que las legumbres son un recurso menospreciado que debemos recuperar lo antes posible. Si quieres contribuir a tu salud y a la del medio ambiente consume legumbres un mínimo de 3 días a la semana en sus distintas formas. Disfruta de un plato nutritivo, económico y sostenible ¿Qué más se puede pedir?

Fuente Original El blog de nutrición

Así es la nueva Pirámide de la Alimentación Saludable

Seguro que todos conocéis o habéis visto alguna vez la Pirámide de la Alimentación Saludable. Ya sea en un colegio, en un centro médico o impresa detrás de una bolsa de patatas fritas, esta imagen nos ha acompañado durante gran parte de nuestra vida. Lo cierto es que esta pirámide va variando cada cierto tiempo, después de que un grupo de expertos de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) la haya analizado y proponga algunos cambios. Sin ir más lejos, hace unas semanas, la SENC nos presentó la explicación de una nueva propuesta de su conocida pirámide que ya podíamos ver desde 2015. Hoy vamos a hablar de sus cambios respecto a las anteriores y de mi opinión al respecto cómo dietista-nutricionista que cada día atiende a personas en su consulta.

Base de la Pirámide de la Alimentación

En la base de la pirámide, la SENC, ha ido añadiendo aspectos que no siempre tienen que ver con aspectos nutricionales o con alimentos pero si que tienen que ver con nuestra salud.

Actividad física

Se mantiene el consejo de realizar actividad física todos los días. El consejo personalizado de este tema se lo dejo a nuestros compañeros Licenciados en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.

Equilibrio emocional

Igual que critico muchas cosas de la pirámide de la alimentación, creo que es un acierto empezar a incluir aspectos cómo el equilibrio emocional en estas guías. Hemos de dejar de ver la salud cómo algo aislado. La salud no es sólo comer bien o hacer ejercicio físico. Ya lo dice la OMS, la Salud es bienestar físico, mental y social. No podemos olvidar que el estrés crónico es uno de los graves problemas de salud de nuestra sociedad. Para buscar solución: haz ejercicio para despejar la mente, trabaja métodos de relajación o trabaja con un psicólogo en función de tu caso.

Balance energético

Queda muy bonito poner eso de que consigues adelgazar si gastas más de  lo que consumes, o que si lo haces al contrario vas a engordar… Pero nuestro cuerpo va mucho más allá. Calcular exactamente lo que gasta o las calorías que consume es realmente complicado (os lo puedo demostrar en otro post) y este argumento ha sido utilizado ampliamente por la industria para culpabilizarnos diciendo que el problema no es que consumamos bollos o refrescos azucarados, sino que no nos movemos. Lo siento, pero no.

Las calorías no son lo único que importa y por mucho que consumas exactamente la calorías que necesitas, si lo haces a base de productos basura te faltarán muchos otros nutrientes (vitaminas, minerales, antioxidantes…) a los que no prestamos tanta atención. Por eso cambiaría Balance Energético por Calidad Nutricional de los Alimentos Consumidos. Recuerda, 100 kcal no son iguales si vienen de fruta que de bollos.

Técnicas culinarias saludables

Evidentemente es diferente cocinar los alimentos al vapor que fritos. Esta bien que se haya añadido esta puntualización, aunque considero que no es el problema principal ni algo que remarcar tanto cómo la Calidad Nutricional de los Alimentos Consumidos.

Hidratación

También se mantiene en la base la recomendación de tomar principalmente agua. De todas formas, aunque ponen un consumo cerrado de 4-6 vasos al día, tienes que saber que las necesidades de líquido varían ampliamente entre personas e incluso en función del día, ejercicio o ambiente y que las frutas y verduras también nos aportan parte de este líquido que tanto necesitamos.

Consumo diario en la Pirámide de la Alimentación

En la base y la parte central de la pirámide los expertos de la SENC nos incluyen aquellos alimentos que nos recomiendan a diario. Algunos de ellos son:

Alimentos ricos en carbohidratos o feculentos

La parte positiva es que los cereales, pan, pasta…cada vez tienen un color más marrón que indica que nos quieren recomendar productos integrales y que por fin se indica que su consumo dependerá de la actividad física. Pero en este escalón veo dos problemas principales:

1) Si la gran mayoría de gente consume productos con harinas refinadas ¿por qué no indicar claramente que se recomiendan los productos integrales y no el resto?

2) ¿Qué narices hacen los cereales, el pan, las pasta, las patatas…por debajo de las verduras, frutas y hortalizas? Las verduras, hortalizas y frutas han demostrado tener una clara relación con la disminución de enfermedades y el mantenimiento de la salud, algo que no pueden decir de igual manera el resto de grupos. Además, la mayoría de la población se mueve poco o muy poco. Entonces ¿por qué no le damos la importancia que se merece a este grupo de alimentos?

Verduras, hortalizas y frutas

Como ya he dicho en el punto anterior, este grupo de alimentos deberían mantenerse en la base de la Pirámide de la Alimentación Saludable, porqué podemos tener una alimentación vegana saludable sin carne, pescado ni huevos y podemos tener una alimentación saludable paleo sin cereales integrales, pero ninguna alimentación saludable será posible sin frutas, verduras y hortalizas.

Alimentos proteícos

Nos incluyen carne blanca, pescado, huevos, legumbres, frutos secos y lácteos. Aunque me parece que está mejor que en la antigua, creo que faltan alimentos proteícos cómo el tofu o tempeh, o bebidas cómo la bebida de soja. Tampoco estaría mal recordar que los lácteos no son necesarios para una alimentación saludable y que existen otras fuentes de calcio más allá de los lácteos.

Consumo moderado o ocasional en la Pirámide de la Alimentación

Carnes rojas, carnes procesadas y embutidos

Aunque habría que disminuir nuestro consumo de carne roja, no me parecen comparables un bistec con un frankfurt o un embutido. Estos últimos, ni siquiera deberían aparecer en una Pirámide que dice ser la de la Alimentación Saludable.

Alcohol

Por mucho que nos hayan querido vender eso de que una copita de vino al día es buena para salud de tu corazón. Lo siento, el consumo de bebidas alcohólicas recomendadas por salud es cero. Si lo quieres hacer por gusto, estupendo, pero no lo hagas pensando que es bueno para tu salud. Por ello, la Pirámide de la Alimentación Saludable no deberían proponer el alcohol, ni de forma moderada, cómo un producto saludable.

Productos procesados

Al igual que en el caso del alcohol, la industria lleva años aprovechando el truco de la moderación. Tienes que comer de todo, pero con moderación, nos han dicho. ¿Cuál ha sido el resultado? Unas tasas de sobrepeso, obesidad y enfermedades asociadas cada vez mayores. Sí, hay que comer de todo lo que sea comida y los productos que ves en la punta de la pirámide no son comida. Son productos comestibles. Pensarás que soy una exagerada pero “lo normal” y “lo moderado” son términos muy relativos. ¿No me crees? Sólo tendrías que estar un día conmigo en la consulta o simplemente mirar estudios cómo éste de la Revista Nature que nos dice que el 60% de las calorías que consumimos los españoles viene de productos procesados. Muy moderado ¿no?

Pero ¿existen alternativas mejores?

La Pirámide de la Alimentación Saludable se creó como herramienta de educación nutricional, pero con los años hemos visto que no ha realizado su función. Por ello, otros países han hecho propuestas de mejora dando un paso hacia adelante en las recomendaciones alimentarias. Los principales problemas a solucionar son:

  1. Dejar de incluir alimentos no saludables en una herramienta que habla de la Alimentación Saludable.
  2. Qué la población entienda lo que queremos transmitir rápido y visualmente.

Para demostrar que sí es posible, los australianos han creado una pirámide eliminando todo tipo de productos insanos. Por su parte, los americanos, en especial la versión de Harvard, crearon el Plato de la Alimentación Saludable para hacer todavía más entendible el mensaje que nos quieren transmitir. En ambos casos, las verduras, hortalizas y frutas son la base de la alimentación y, en ninguno de los dos casos incluyen alimentos procesados.

Si vamos a educar, dejémonos de tonterías y medias tintas. Si vamos a educar, hagámoslo bien.

Fuente Original El blog de nutrición