El GRAN ERROR EN LA PÉRDIDA DE PESO

Hay un error muy habitual cuando alguien está intentando perder peso.

A estas alturas no es ninguna sorpresa que te diga que hay un porcentaje enorme de personas que no consiguen perder peso a largo plazo.

En torno al 99% de todas las personas que consiguen perder peso, al final lo recuperan.

error pérdida de peso

El otro día una de mis clientes de coaching para adelgazar  me contaba de forma muy gráfica que sentía como si una nube negra le acompañase siempre. Esa nube negra le recordaba sus esfuerzos por perder peso desde hace años sin conseguirlo a largo plazo.

Hay muchas dietas o fórmulas milagrosas circulando por internet que no sólo tienen un elevado índice de fracaso, sino que además pueden estar contribuyendo a crear el efecto contrario de lo que estamos buscando.

Algunos métodos para adelgazar a menudo estancan tu peso. Y en el peor de los casos, te hacen ganar aún más.

Por eso me gustaría ofrecerte un enfoque diferente.

error pérdida de peso

Quiero que hagas tu mejor esfuerzo en dejar de lado este error tan común en la pérdida de peso:

Se llama “Quedarse al margen.”

Esto es lo que quiero decir:

Hay muchas personas que están tan enfocadas en perder peso que se olvidan de si mismas y su propia vida.

Se quedan al margen de la vida.

Dejan de hacer cosas hasta que no hayan perdido el peso que se han propuesto.

Que han llegado a la triste conclusión de que si no pueden estar en el peso que quieren, entonces no pueden ser quien quieren ser.

error pérdida de peso

La trampa de este enfoque equivocado es que tienes que poner tu vida real y tu yo actual en modo pausa.

Te recuerdo el post TENGO QUE ADELGAZAR sobre la equivocación que supone creer que necesitas adelgazar para poder sentirte bien contigo misma.

Tienes que poner toda tu atención en ser quien quieres ser desde este mismo momento.

Deja de esconderte.

error pérdida de peso

Pregúntate si estás utilizando el peso como una excusa para contener tu vida.

 Ahora es tu momento para vivir y disfrutar tu vida, no importa lo que peses.

Haz todo aquello que harías si ya no tuvieras esos kilos.

error pérdida de peso

Si quieres mejorar la relación con tu imagen corporal y con la comida, puedes contactar conmigo para el programa de 8 sesiones del Método Ancla diseñado para transformar tu relación con la comida.

coaching contactar

Si te ha gustado el post y se te ocurre que a alguien más le puede interesar, por favor compártelo.  Mientras te espero con ilusión la próxima semana,

coach-patricia

No te pierdas ninguna nueva publicación con recomendaciones gratuitas sobre coaching para adelgazar recibiéndolas cómodamente desde tu correo:

Recuerda que también puedes encontrarme  siempre que quieras en:

coaching para adelgazar youtubefacebook-coaching-adelgazartwitter-coaching-adelgazarpinterest-coaching-adelgazar

También te puede interesar:

Fuente Original Blog – Método Ancla

Plan para adelgazar rápido después de navidad

Adelgazar rápido después de navidadHa llegado el momento de poner en marcha el plan para adelgazar rápido después de navidad. Si has cometido excesos estas navidades o si simplemente necesitas adelgazar, este articulo te será de utilidad. Es probable que tengas tentaciones para esperarte a después de Reyes y así comenzar el lunes día 8, pero piénsalo bien, ¿para que esperar si puedes empezar a adelgazar desde hoy mismo? Las navidades son terribles desde un punto de vista dietético porque nos encontramos rodeados continuamente de dulces, alcohol, bollería y comidas copiosas en realidad. Sin embargo, hay que ser positivos y recordar que podemos minimizar el impacto que este tipo de alimentación tiene sobre nuestro organismo si actuamos con rapidez y decisión. Cada día que pasa sin que pongamos en marcha un plan dietético específico para volver a la normalidad dificulta aún más la vuelta a la rutina, por ello, lo mejor es comenzar cuanto antes.

Libro Adelgazar sin MilagrosEn el libro Adelgazar sin Milagros explico que es imposible perder más de una cantidad concreta de grasa al día, y por la misma razón es imposible ganarla, por lo que aunque estas semanas hayan estado llenas de excesos, los efectos no pueden ser muy graves. Recuerda que los primeros excesos se notan sobre todo a nivel de retención de líquidos, especialmente si vienes de una dieta cetogénica. Ambas cosas las expliqué con más detalle en un artículo de 2014 titulado “Deshincharse de golpe“, así que no voy a insistir sobre el tema más allá de recordarlo, para que no creas que lo que ha ocurrido en estas Navidades es irreparable ni difícil de corregir. Al contrario, si empiezas hoy mismo no te costará trabajo perder lo que hayas ganado.

De todo lo que voy a proponerte ahora, lo más importante es sin duda tu voluntad. Si te han sugerido que pierdas peso o alguien cercano te ha pedido que adelgaces, debes saber que el mayor impedimento que encontrarás es sin duda tu voluntad. No es suficiente con seguir un plan, hay que estar convencido, motivado y quererlo realmente. Si necesitas un poco de motivación, puedes leer este artículo que escribí titulado “10 beneficios de seguir una dieta lowcarb“. Estoy convencido que después de leerlo querrás ponerte manos a la obra de inmediato y no te costará trabajo adherirte al plan, entre otras cosas porque ni pasarás hambre ni comerás mal.

Como diseñar un plan para adelgazar rápido después de navidad

Inicia tu nueva rutina para adelgazar con un plan de choque

¡Comienza fuerte! Trata de hacer un día (o más si eres capaz) a base de batidos de proteína, fibra y grasa. Estas son algunas variantes de batidos de proteína con un ejemplo de horario que puedes utilizar ajustándolo a tus cantidades y necesidades horarias:

Prepara todos lo que necesites antes de empezar

Aunque es muy importante empezar cuanto antes, no debes ponerte en marcha hasta que tengas lo que necesitas. Si comienzas con tu plan y de repente te faltan cosas, será más fácil que abandones. Por ejemplo, si te has puesto un menú que contiene huevos y resulta que no tienes huevos en casa, es probable que tengas tentaciones para no seguir tu propio menú. Por eso, lo que vayas a necesitar, tenlo listo antes de empezar. Si de verdad quieres adelgazar, es una buena idea quitar de en medio o incluso regalar o tirar todos los alimentos e ingredientes que no necesites y además supongan una tentación. Quizás un buen punto de partida es el capítulo “La cesta de la compra” del libro Adelgazar sin Milagros.

Pésate y mídete antes de empezar

Analizador de masa corporal para adelgazarEsto es algo que repito bastante en el libro y por todo el blog. Cuando te dispongas a adelgazar haciendo cambios en tu dieta y en tu forma de alimentarte, es absolutamente necesario tener un control exhaustivo del progreso. Si haces las cosas bien, el progreso será rápido y efectivo, y te será sencillo adherirte los menús. Si te estás equivocando en algo, el analizador de masa corporal, que es lo que te recomiendo que utilices si puedes, te lo va a cantar sobre la marcha. Ten siempre presente la importancia de entender la masa muscular cuando te dispongas a adelgazar. Si no lo tienes claro, te recomiendo este artículo que escribí al respecto hace ahora justo un año.

Elije adecuadamente los alimentos usando sus valores nutricionales

Olvídate de marcas y de costumbres. Es muy importante que consumas alimentos frescos y que los procesados que utilices sean de la mayor calidad posible. Aunque las marcas reconocidas suelen ofrecer productos de calidad, esto no es una verdad universal y por lo tanto debes leer los valores nutricionales y los alimentos de los productos que compres. Por ejemplo, elije quesos sin carbohidratos y rechazar embutidos que no tengan más de un 90% de carne o que tengan más de un 1% de carbohidratos. Si necesitas ideas de productos bajos en carbohidratos, te recomiendo la sección de alimentos bajos en carbohidratos o la sección de dieta sana de OutletSalud.

Diseña tus menús usando el sentido común

Portada del libro Cocinar sin CarbohidratosAunque te guste un alimento en concreto, no puedes alimentarte de un único alimento. Trata de incluir toda la variedad que puedas. Al seguir una dieta baja en carbohidratos para adelgazar existen muchísimos alimentos, tanto frescos como procesados, que puedes utilizar. Lo razonable es usar tantos como te sea posible para de este modo no crear un menú monótono. Si necesitas ideas de menús, puedes echar un vistazo al plan semanal que publiqué hace algún tiempo o incluso pedir menús personalizados en el INAS. Si necesitas ideas de recetas, echa un vistazo a la sección “Recetas” del blog o date una vuelta por la web www.cocinarsincarbohidratos.com.

Bebe mucho y usa infusiones

Para adelgazar es imprescindible estar bien hidratado. Parte de la grasa se elimina incluso por la orina, pero el principal motivo es para eliminar todos los productos de desecho que se generan en el cuerpo, para lo que es fundamental orinar con cierta frecuencia. Al estar en cetosis, que es el estado que inducimos para adelgazar, se generan unas sustancias llamadas cuerpos cetónicos y durante las primeras 2-3 semanas, se produce un exceso de las mismas que resulta necesario expulsar del organismo. Si no bebes lo suficiente, expulsarás estos cuerpos cetónicos por el vapor de agua del aliento y por el sudor, lo que provocará cierto mal olor corporal. Lo mejor es orinar con frecuencia (bebiendo bastante líquido). Las infusiones sin azucarar son un estupendo aliado en la pérdida de peso. Además de proporcionar hidratación suelen contribuir a acelerar el metabolismo con sustancias como la cafeína o la teína.

Usa todas las ayudas a tu alcance

Lógicamente, lo más importante es tu dieta, tu plan nutricional, pero cuanto más lo apoyes con otras cosas, mejor y más rápido funcionará. En este artículo escribí sobre ayudas que se podían utilizar con facilidad. También te recomiendo que hagas algo de ejercicio ligero o que, al menos, te muevas un poco andando o nadando. Esto te ayudará, más que con la pérdida de peso, con la tonificación muscular y te ayudará a dormir mejor. El sueño es fundamental también durante la pérdida de peso, algo de lo que también hablaré próximamente en mi nuevo libro que estoy escribiendo.

Si sigues este plan y te creas una rutina nutricional adecuada, tal y como explico en el libro Adelgazar sin Milagros, no tendrás problema en perder todo ese peso que hayas podido ganar durante las fiestas en tiempo récord. Recuerda que no se trata sólo de adelgazar, sino de hacerlo de manera sana, rápida y permanente.

Si te gustó este artículo puede que también te gusten estos otros:

Fuente Original Blog – ADELGAZAR SIN MILAGROS

Ponte en forma al adelgazar

Deporte y nutrición van de la manoUn concepto habitualmente erróneo desde mi punto de vista es la supuesta necesidad de hacer ejercicio para adelgazar. Como explico en el libro Adelgazar sin Milagros, yo creo que si necesitas hacer deporte para adelgazar es que no estás siguiendo un plan nutricional adecuado y, por lo tanto, lo primero que deberías hacer es modificar tus hábitos alimenticios. Sin embargo, esto no significa que yo te esté diciendo que no hagas deporte. Lo que te estoy diciendo es que trates de adelgazar usando una alimentación adecuada y que cuando tengas el tema de la alimentación bajo control, uses el ejercicio para potenciar y mejorar tu estado físico.

Siendo muy simplista, podría decirte que si gastas 500 calorías haciendo ejercicio, podrías comer 500 calorías más, y en cierto modo tendría algo de razón. Sin embargo, si durante una semana no haces ejercicio, habrías ingerido 3.500 calorías más de las que necesitabas y, en ese caso, ¿dónde crees que iban a acabar esas calorías? En mi experiencia, el organismo es muy agradecido y aunque lleves mucho tiempo sin practicar ningún deporte, ponerse en forma es relativamente sencillo. Claro, leamos entre líneas: ponerse en forma es una cosa y tener el cuerpo de Chris Hemsworth (Thor) es otra muy distinta. Aunque lo primero es sencillo, lo segundo es bastante complicado, entre otras cosas porque el tipo mide 1’90 y, al menos en mi caso, no puedo tener jamás un cuerpo como el suyo 🙂

Chris Hemsworth tiene un cuerpo musculado y estilizadoEsta broma me sirve para ejemplificar que cada uno tenemos un cuerpo y unas características hereditarias, como la altura, y por mucho que queramos esforzarnos será difícil alcanzar ciertas metas. Ahora bien, lo que sí podemos hacer es coger el cuerpo que nos ha tocado y mejorarlo todo lo posible, y para ello el ejercicio es lógicamente fundamental. Pero entre mejorar el cuerpo hasta el máximo de su potencial y no hacer nada en absoluto hay infinidad de posibilidades intermedias y yo creo que la que deberías marcarte como objetivo inicial es, sin duda, ponerte en forma, porque es algo que va de la mano de adelgazar.

Al adelgazar perdemos kilos de grasa, y eso, además de en el espejo, se nota en el ánimo. Desde el primer día nos sentimos más activos, más animados y desde luego más felices. Esa especie de euforia podemos aprovecharla para agitar el esqueleto y movernos un poco haciendo cualquier tipo de deporte o ejercicio físico. Creo que algunas prácticas son mejores que otras, especialmente a partir de cierta edad (sí, los fatídicos 40), pero incluso estoy dispuesto a admitir a regañadientes que mejor hacer algo equivocado y en pequeñas dosis que no hacer nada.

Aunque soy consciente de que el primer día es el más difícil, a partir de ese momento puedo garantizarte que todo son facilidades y buenas noticias. Supongamos que todavía no has adelgazado, que estás empezando o planteándote empezar, o que llevas poco tiempo con esto. Estoy convencido de que sientes cierto ridículo al ponerte ropa de deporte y acudir a un gimnasio y no te sientes bien rodeado de tanta gente “fit”, que es la forma moderna de decir “deportistas”, porque somos así de idiotas. Pues bien, aunque te cueste creértelo, cuando acabes tu primera sesión y te mires en el espejo, detrás de todo ese sudor verás una nueva versión de tu cuerpo, más estilizada, más deportiva y más radiante. ¿Quiere esto decir que tu cuerpo ha cambiado en una sola sesión de ejercicio? No, por supuesto que no. Sin embargo, lo que sí ha cambiado es la percepción que tu cerebro tiene de tu cuerpo. Si no me crees, puedes probarlo. Mírate en el espejo antes y después de entrenar. Verás dos personas distintas. Lo curioso es que incluso si te haces dos fotos, antes y después del entrenamiento, verás dos personas distintas en las fotos. ¿Porqué? Pues porque el cerebro adapta la interpretación de lo que ve usando el resto de datos que maneja y como sabe que vienes de hacer deporte y sabe que el deporte, en general, tonifica y mejora nuestro cuerpo, pues te lo muestra así, mejorado. ¿Ves mi foto de arriba? Yo me veo mucho mejor que cuando entré el otro día al gimnasio, ¡una hora escasa antes!

El ejercicio físico es clave en la pérdida de pesoPor eso es importante el refuerzo positivo de moverse un poco, aunque sea haciendo unas cuantas sentadillas o levantando unas garrafas de agua durante un rato. Cualquier cosa te hará sentirte mejor y, salvo que lo hagas demasiado tarde, el ejercicio te hará dormir mejor también. En el lado opuesto, puedes mirarte en el espejo, pegarte un atracón de comer, y volver a mirarte. También verás una versión distinta de tu cuerpo, solo que en este caso será una versión bastante desmejorada, así que no te molestes en probarlo, fíate de mi palabra.

Cuando te alimentas correctamente garantizas el mantenimiento de la masa muscular o incluso su incremento moderado, y potencias al máximo que se queme la grasa que tienes acumulada. Por eso, hacer ejercicio si no te alimentas correctamente no es una buena idea. Sí, puede que pierdas peso, ¿pero qué tipo de tejido estás perdiendo? Ahí tienes las famosas personas gordiflacas de las que hablé hace tiempo. Lo importante no es cuanto pesas, sino de qué lo pesas. A los que dicen que el ejercicio es lo más importante para adelgazar hay que recordarles que el ejercicio sin control ni una buena alimentación puede provocar catabolismo muscular y una serie de problemas físicos asociados al mismo. Sobra decir que no hacer ejercicio y engordar sin control tampoco es adecuado. Se trata de conjugar nutrición y deporte en la justa medida, y sorprendentemente, la cantidad de deporte que se necesita para notar un cambio significativo en el estado físico no es tan grande como puedas imaginarte o quieran hacerte creer. No necesitas correr ni hacer bicicleta durante horas. De hecho, podrías ponerte en forma con sólo 4 minutos al día si fueses capaz de hacer una tabla de Tábata de manera adecuada, lo cual, dicho sea de paso, no es fácil. Pero media horita de ejercicio al día obra milagros, ¡así que anímate y empieza hoy mismo!

Por lo tanto, y para concluir con mi tesis, lo que quiero transmitir es que antes de ponerte a pensar en hacer ejercicio para adelgazar debes planear adecuadamente tu alimentación. Si resulta que sigues un plan nutricional que no te permite adelgazar perdiendo la grasa que tienes acumulada sin hacer deporte, el plan no es correcto. Si te dicen que el problema es que no haces deporte y por eso no adelgazas, se equivocan. Tienes que ser capaz de perder peso modificando tus hábitos alimenticios y vigilando la composición corporal para asegurarte que pierdes grasa y no masa muscular. Una vez que tengas este tema bajo control, entonces es el momento de proponerte un plan de actividad física que te ayude en la consecución de tu objetivo y, sobre todo, que te permita ponerte en forma en unas semanas y poder subir escaleras o andar cuesta arriba sin que el corazón diga de salirse por la boca.

Si te gustó este artículo puede que también te gusten estos otros:

Fuente Original Blog – ADELGAZAR SIN MILAGROS

¿POR QUÉ NO PIERDO PESO?

¿Por qué no consigo perder peso?

A la hora de perder peso, es probable que durante años te hayas estado haciendo la pregunta incorrecta: ¿Por qué no pierdo peso?

perder peso

Para perder peso habrás probado todo tipo de dietas, batidos milagrosos, restricciones y alternativas varias que han terminado por no funcionarte.

Es normal que te plantees en qué estás fallando y te preguntes una y otra vez ¿por qué no soy capaz de perder esos kilos que quiero perder?

Cuando nos hacemos cualquier pregunta, nuestra mente no para hasta que encuentra una respuesta que nos satisfaga.

Por eso cuando te preguntas por qué no puedes perder peso, es probable que hayas barajado algunas de estas respuestas:

  • Las dietas no me funcionan
  • El ejercicio físico no es suficiente para mí
  • El problema está en mis genes
  • Soy incapaz de mantener la fuerza de voluntad necesaria

Al final tienes la sensación de estar perdiendo el tiempo, te das por vencido y tiras la toalla. Pero siempre te quedará la duda y la sensación de frustración.

perder peso

Aunque te parezca extraño, el quid de la cuestión está en hacerse la pregunta correcta.

En nuestras sesiones de Coaching para Adelgazar, te planteamos muchísimas preguntas clave para que tu mismo halles tus propias respuestas para que consigas tu objetivo de perder peso.

En este post quiero plantearte una de las preguntas más poderosas que debes hacerte si quieres perder peso.

Deja de preguntarte más por qués.

La respuesta a tu problema no está en por qué no pierdes peso, por qué no te funcionan las dietas, por qué no te va bien el ejercicio… De hecho, mientras te sigas preguntando por qué, te quedarás estancado y bloqueado buscando respuestas convincentes. El tiempo seguirá pasando y nada habrá cambiado.

La pregunta que debes plantearte es: ¿Qué puedo hacer para conseguir estar en mi peso ideal?

perder peso

Date cuenta de que esta pregunta pone el foco en la acciónte permite desbloquear la situación en la que te encontrabas estancado.

Como te comentaba arriba, tu mente no para hasta que haya una respuesta convincente. Si le planteas a tu mente el reto de encontrar soluciones convincentes, te aseguro que no parará hasta encontrar aquellas acciones que puedes hacer para lograr tu objetivo de perder peso.

Te animo a que empieces a plantearte las preguntas adecuadas que te permitan alcanzar perder peso o cualquiera de tus objetivos.

¿Empezamos?

Este post ha sido escrito por Anna Llebaría, colaboradora del equipo de Método Ancla.

Si quieres mejorar la relación con tu imagen corporal y con la comida, puedes contactar conmigo para el programa de 8 sesiones del Método Ancla diseñado para transformar tu relación con la comida.

coaching contactar

Si te ha gustado el post y se te ocurre que a alguien más le puede interesar, por favor compártelo.  Mientras te espero con ilusión la próxima semana,

coach-patricia

No te pierdas ninguna nueva publicación con recomendaciones gratuitas sobre coaching para adelgazar recibiéndolas cómodamente desde tu correo:

Recuerda que también puedes encontrarme  siempre que quieras en:

facebook-coaching-adelgazarcoaching para adelgazar youtubePatricia Guzman coach

También te puede interesar:

Fuente Original Blog – Método Ancla

7 errores que te impiden bajar de peso

nutricion-tentaciones-menshealth

Puede que lleves tiempo intentando perder peso y te estés preguntando porqué no lo consigues o porqué ese michelín abdominal es imposible de eliminar. Cuando esto ocurre muchas veces buscamos la opción fácil y pensamos que “debe ser que no he encontrado el suplemento adecuado que me ayude a perder grasa” o “será que como mucha fruta que tiene azúcar”. Pero antes de volverte loco y empezar a culpar hasta al apuntador revisar estos aspectos:

Consumes alcohol el fin de semana

Las bebidas alcohólicas, a parte de no ser nada recomendables para tu salud, añaden calorías extra que no te aportan ningún nutriente interesante. Si quieres bajar tu peso y tu porcentaje de grasa estas calorías extras de forma líquida, y por tanto poco saciantes, no te van a ayudar. Cuánto menos alcohol mejor.

La solución: apunta realmente el alcohol que consumes, no sólo entre semana, sino también si sales el fin de semana. Cambia las bebidas alcohólicas más fuertes por vino o cerveza y proponte hacer una reducción a la mitad, al menos si al inicio te parece demasiado eliminarlo totalmente. Aunque, si quieres acabar de convencerte te recomiendo dejarlo totalmente por 2 semanas y ver tu evolución. Ver los efectos que tiene dejar el alcohol es suficiente para motivarte a dejar de consumirlo.

Comes muy deprisa

Comer demasiado deprisa puede hacer que tu cerebro no reciba a tiempo las señales de las hormonas de saciedad que tu estómago está enviando, por lo que acabas comiendo más de la cuenta. Comer despacio puede reducir tu ingesta energética y hacerte sentir más saciado al terminar. Además comer despacio influye en el número de veces que masticamos. Al masticar aumentamos nuestro nivel de saciedad y por tanto reducimos las calorías que ingerimos.

La solución: si estás habituado a comer deprisa deberás prestar atención a tu forma de comer por un tiempo hasta que comer más lento se vuelva algo automático para ti. Algunos trucos son dejar el tenedor en la mesa entre bocado y bocado para no ir a coger comida cuando aún estás masticando el anterior bocado. Otras personas consiguen comer más lento utilizando palillos. Si, ¡suena a locura! Pero funciona ya que muchos no tenemos tanta habilidad comiendo con palillos que con tenedor y nos hace reducir la velocidad de manera inconsciente.

Por último, revisa que tu comida no sea demasiado líquida. Puede que en lugar de una crema necesites tomar una ensalada o unas verduras salteadas o en lugar del zumo, al que le has quitado toda la fibra y no te llena, debas tomarte una pieza de fruta.

Atracón del fin de semana

Te portas como un angelito durante toda la semana, pero llega el fin de semana y  das rienda suelta a todos tus deseos. Según un estudio publicado en 2003 en el Obesity Society, los adultos americanos consumen 115 kcal/día más los fines de semana, sobre todo a través de grasa y alcohol. Pero el problema, sobre todo, es de aquellos que sobrepasan la media de manera abismal, los que pasan del blanco al negro el fin de semana. ¿Te sientes identificado? No te preocupes porqué hay solución.

La solución: esto ocurre normalmente  porqué estamos siendo demasiado estrictos durante la semana. Y la comida nos aburre tanto de lunes a viernes que a partir del viernes noche damos el tiro de salida hacia la comida basura. Una solución puede ser hacer más atractivos tus platos de la semana. La dieta saludable es mucho más que comer ensalada y pollo a la plancha. Puedes coger ideas en mi Instagram o en el blog de Truco o Plato. Si aún así te cuesta contener los atracones el fin de semana, aquí te explico cómo puedes evitarlos.

No revisas los etiquetados

Puede que te fíes de lo que te ponen en letra grande en los productos que te venden en el supermercado, pero te aconsejo que empieces a mirar la letra pequeña. Por mucho que te vendan algo como light o como 0% grasas o 0% azúcares, debes saber lo que te estás vendiendo. Un postre 0% grasas seguramente este lleno de azúcares y un alimento light puede darnos la impresión de ser poco calórico por lo que en ocasiones comemos más de lo que realmente deberíamos.

La solución: evita al máximo los productos procesados y empieza a comer comida que no lleve envoltorios. Las frutas, las verduras, carnes o pescados frescos o las legumbres no suelen traer muchos problemas. Y cuando comas envasados aprende a leer y saber lo que realmente te están vendiendo.

No comes suficiente verdura

Puede que comas a tu ritmo y puede que incluso sepas identificar tus señales de hambre y saciedad, pero si no comes la suficiente verdura estarás consumiendo muy posiblemente más calorías de las que necesitas. Si quieres bajar de peso (o simplemente comer sano) tu dieta debe aportar alimentos de baja densidad energética y alta densidad nutricional. Eso quiere decir alimentos que te aporten volumen y nutrientes de calidad y no muchas calorías. ¿Hay algo mejor que las verduras u hortalizas para ello?

La solución: come verduras y hortalizas de temporada e inclúyelas en todas tus comidas y cenas como plato principal. La recomendación es que las verduras y hostalizas deberían ocupar más o menos la mitad de lo que te estás comiendo. Aprende platos nuevos a base de verduras y descubrirás un mundo delicioso más allá de las judías verdes con patatas y el brócoli al vapor.

Ese consumo ocasional no es tan ocasional

“De vez en cuando me tomo una cerveza”, “de vez en cuando como algún croissant”, “de vez en cuando cómo alguna pizza”. Si vamos sumando estos “de vez en cuando”, no es que a veces hagas alguna transgresión, sino que a diario hay algo en tu dieta que no te ayuda a llegar a tu objetivo. En ocasiones es complicado darse cuenta porque nuestro cerebro es especialista en omitir ciertas cosas sin importancia para no saturarse y seguramente ya no recuerdes que comiste el miércoles pasado.

La solución: registra durante una semana todo lo que comes y revísalo al terminar la semana para detectar las pautas que debes cambiar. Simplemente apuntar lo que comemos en ocasiones modifica nuestra alimentación y nos hace ser más conscientes de lo realmente estamos consumiendo por lo que acabamos comiendo mejor.

Estás estresado o no duermes suficiente

El estrés crónico, los problemas de sueño y las pocas horas que pasamos de descanso hacen que nuestras hormonas se pongan en alerta. La elevación del cortisol, la hormona del estrés o el aumento de las sensaciones de hambre (por la disminución de la leptina) pueden llevarnos entre otros motivos a coger peso o a impedir que podamos perderlo. Además, tanto el estrés como el no dormir de manera adecuada pueden ser un peligro no sólo para el peso sino para la salud en general.

La solución: busca métodos para reducir o gestionar el estrés cómo pueden ser técnicas de relajación, de yoga o de gestión del tiempo. En cuanto a las horas de sueño, márcate unos horarios para ir a dormir y disminuye la activación reduciendo la luz en casa y la exposición a pantallas como la televisión o el móvil una hora antes de ir a dormir.

Fuente Original El blog de nutrición

¿Cómo sobrevivir comprando en el supermercado?

comprar-en-el-supermercado-menshealthok

El número de supermercados a nuestra disposición aumenta continuamente y con ellos la disponibilidad de la gente a acceder a productos de primera necesidad pero también a otros que no los son tanto. Te sonará la típica escena en la que decides ir al supermercado a comprar un poco de fruta y algo de leche y sin saber porqué vuelves con bolsas llenas de otros productos en los que ni habías pensado. Y además, son normalmente productos procesados no tan buenos para tu salud cómo los que en un inicio tenías la intención de comprar: esos cereales nuevos que has visto anunciados, algún refresco, una patatas de bolsa… ¿Cómo logran que esto ocurra y cómo evitarlo?

Los trucos del supermercado

Los supermercados tienen estrategias de venta para que quedes atrapado en ellos y compres mucho más de lo que ibas buscando. No te olvides de que son un negocio, no velan por tu salud, velan por su bolsillo. Algunas de sus estrategias son:

  1. Colocar los productos de primera necesidad como el agua, los huevos , la carne o la leche al fondo de establecimiento. Para llegar a ellos, normalmente debemos recorrer el resto de la tienda lo que nos da la oportunidad de ir cogiendo cosas que no necesitamos tanto por el camino.
  2. Colocar los productos que quieren que compres a la altura de tus ojos. Esos serán los productos de los que más beneficios obtienen o los que quieren que compres por algún motivo. Y los más peques tampoco se salvan. Los productos para los niños estarán colocados en las estanterías bajas, a la altura de sus ojos y para que los puedan coger o darte la tabarra para que se los compres.
  3. Colocar los productos menos necesarios al inicio de la tienda, como platos preparados o snacks. Al tener el carro vacío solemos tener más tendencia a comprar estos productos sin sentirnos culpables.
  4. Otras estrategias de marketing como los carritos cada vez más grandes para que compremos más, jugar con la música para dar relajación y que aumente el tiempo de compra o con las luces, más fuertes en la zona de frutas y más apagadas por ejemplo en la zona de bebidas alcohólicas o el olor a pan recién hecho que es un aroma que lanzan para que tengas más ganas de comprar esos productos.

¿Cómo realizar una compra saludable?

Si quieres cuidar de tu salud y ya que estás, ahorrarte un dinero, hay varias cosas que puedes hacer para evitar estas compras compulsivas y poco necesarias:

  1. Siempre que puedas compra en tiendas especializadas. Es decir, ve a la frutería cuando necesites fruta y verdura, a la pescadería, cuando necesites pescado o a la carnicería si quieres comprar algo de carne. Si los productos son de temporada y proximidad, todavía mucho mejor. Además de mejorar tu salud, mejorarás el sabor de tus platos ¡dos por uno!
  2. Si vas al supermercado a comprar agua, aceite, etc. intenta hacerlo siempre manteniéndote en las estanterías del perímetro del supermercado y evitando las centrales que estarán llenas de productos poco recomendables.
  3. Haz una lista de la compra y cíñete a ella cuando vayas a comprar.
  4.  No vayas a comprar con hambre. Ir a comprar con hambre aumenta nuestras compras y normalmente hacía productos que no necesitamos o que al final se van a acabar pasando.
  5.  Aléjate de la comida procesada y compra comida real. Eso quiere decir, comprar mayoritariamente productos que no lleven ingredientes ni etiquetas (frutas, verduras, pescado, carne, legumbres, arroz integral…) y si, compras productos etiquetados, que sean los que tengan una lista de ingredientes más corta ya que normalmente serán los menos procesados.

Fuente Original El blog de nutrición

¿Por qué tienes que consumir legumbres?

legumbres-menshealth

Hoy 24 de noviembre se celebra el Día Mundial del dietista-nutricionista y este año se ha elegido cómo tema principal las legumbres.  Y es que, por si no lo sabías, este año 2016 ha sido el Año Internacional de las legumbres  según la Organización para las Naciones Unidad Para la Alimentación y la Agricultura (FAO). ¿Y por qué tanto ímpetu en promocionar este grupo de alimentos?

Consumo de legumbres en España

Seguro que recuerdas a tus abuelos comiendo legumbres con una sonrisa en la cara y disfrutando cómo niños. En cambio, para la mayoría de personas jóvenes el consumo de este alimento es casi anecdótico. De hecho, mientras que en 1960 se consumían unos 12-14 kg/persona/año, en la actualidad su consumo ha bajado casi a la cuarta partes, unos 3.6 kg/persona/año.

Y mientras su consumo caía en picado ¿qué “alimentos” ocupaban su lugar? Pues por desgracia cada vez consumimos más cereales refinados, carnes procesadas y comida basura. No suena nada alentador ¿verdad?

Mitos de las legumbres

Ya hemos visto que el consumo de legumbres ha disminuido considerablemente pero ¿cuáles son los motivos? Ciertos mitos arraigados que quiero desmentir a continuación:

  • Mito 1: La proteína vegetal no es tan buena cómo la animal.

Este pensamiento lleva arraigado mucho tiempo en nuestra mente. Seguramente porqué siempre han sido consideradas un alimento de pobres y por tanto de peor calidad. Pero lo cierto es que las legumbres te aportan sobre un 20% de proteína, lo que es una cantidad más que interesante. Además, pese a ser carentes en metionina (uno de los aminoácidos esenciales) no debes preocuparte ya que no es necesario consumir todos los aminoácidos necesarios para la proteína completa en la misma comida. Por tanto, si consumes cereales integrales, carne, pescado, lácteos… en otras comidas estarás cubriendo sobradamente tus necesidades.

  • Mito 2: Las legumbres engordan.

Lo cierto es que un consumo elevado de legumbres podría estar asociado al mantenimiento y la pérdida de peso según varios estudios. Esto puede ser debido al alimento en sí, ya que al contener fibra nos producen mayor saciedad o a que desplazan de la dieta el consumo de otros productos cómo alimentos procesados o cereales refinados.

Eso sí, no pienses solo en hacértelas en forma de cocido con embutido o carnes procesadas, puedes disfrutarlas de muchas maneras. Te dejo unas cuantas ideas de recetas para que te chupes los dedos aquí.

  • Mito 3: Las legumbres por la noche sientan mal.

Te dices y te repites mientras un día con prisas abandonas una ensalada de lentejas, no vaya a ser que se me indigeste, y te lanzas de pleno a comer una grasienta pizza o una tabla de embutidos y quesos.

Sí, es cierto que hay personas que no les sientan del todo bien las legumbres pero no son la gran mayoría. Y evidentemente, no es lo mismo consumir un cocido con chorizo que una ensalada de lentejas con verdura.

Si eres de estómago delicado y las legumbres igualmente te sientan mal muy posiblemente sea por la fibra contenida la piel. Prueba con las lentejas o las lentejas coral, que son las más suaves, y con  hacer el resto de ellas en puré o tipo humus o hamburguesa y pasarlas por el colador fino.

Beneficios para la salud de las legumbres

No es nada nuevo que la obesidad, el sobrepeso y las enfermedades relacionadas con este aumento de grasas corporal, cómo son las enfermedades cardiovasculares o el cáncer están aumentando en nuestra población.

Beneficios para el medio ambiente.

Además de ayudar a tu salud las legumbres son mucho más económicas y también más sostenibles.

  • Mejorar la fertilidad de nuestros suelo muchas veces agotados (si, el suelo también se agota) por los cultivos intensivos fijando el nitrógeno atmosférico.
  • Ayudan a reducir los gases de efecto invernadero producidos por ejemplo por la ganadería intensiva.
  • Necesitan menos recursos para producirse. Gastamos mucha más agua, CO2 y terreno para conseguir carne, sobre todo carne roja, en comparación a lo que se necesita para producir legumbres.

No hay duda que las legumbres son un recurso menospreciado que debemos recuperar lo antes posible. Si quieres contribuir a tu salud y a la del medio ambiente consume legumbres un mínimo de 3 días a la semana en sus distintas formas. Disfruta de un plato nutritivo, económico y sostenible ¿Qué más se puede pedir?

Fuente Original El blog de nutrición

Así es la nueva Pirámide de la Alimentación Saludable

Seguro que todos conocéis o habéis visto alguna vez la Pirámide de la Alimentación Saludable. Ya sea en un colegio, en un centro médico o impresa detrás de una bolsa de patatas fritas, esta imagen nos ha acompañado durante gran parte de nuestra vida. Lo cierto es que esta pirámide va variando cada cierto tiempo, después de que un grupo de expertos de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) la haya analizado y proponga algunos cambios. Sin ir más lejos, hace unas semanas, la SENC nos presentó la explicación de una nueva propuesta de su conocida pirámide que ya podíamos ver desde 2015. Hoy vamos a hablar de sus cambios respecto a las anteriores y de mi opinión al respecto cómo dietista-nutricionista que cada día atiende a personas en su consulta.

Base de la Pirámide de la Alimentación

En la base de la pirámide, la SENC, ha ido añadiendo aspectos que no siempre tienen que ver con aspectos nutricionales o con alimentos pero si que tienen que ver con nuestra salud.

Actividad física

Se mantiene el consejo de realizar actividad física todos los días. El consejo personalizado de este tema se lo dejo a nuestros compañeros Licenciados en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.

Equilibrio emocional

Igual que critico muchas cosas de la pirámide de la alimentación, creo que es un acierto empezar a incluir aspectos cómo el equilibrio emocional en estas guías. Hemos de dejar de ver la salud cómo algo aislado. La salud no es sólo comer bien o hacer ejercicio físico. Ya lo dice la OMS, la Salud es bienestar físico, mental y social. No podemos olvidar que el estrés crónico es uno de los graves problemas de salud de nuestra sociedad. Para buscar solución: haz ejercicio para despejar la mente, trabaja métodos de relajación o trabaja con un psicólogo en función de tu caso.

Balance energético

Queda muy bonito poner eso de que consigues adelgazar si gastas más de  lo que consumes, o que si lo haces al contrario vas a engordar… Pero nuestro cuerpo va mucho más allá. Calcular exactamente lo que gasta o las calorías que consume es realmente complicado (os lo puedo demostrar en otro post) y este argumento ha sido utilizado ampliamente por la industria para culpabilizarnos diciendo que el problema no es que consumamos bollos o refrescos azucarados, sino que no nos movemos. Lo siento, pero no.

Las calorías no son lo único que importa y por mucho que consumas exactamente la calorías que necesitas, si lo haces a base de productos basura te faltarán muchos otros nutrientes (vitaminas, minerales, antioxidantes…) a los que no prestamos tanta atención. Por eso cambiaría Balance Energético por Calidad Nutricional de los Alimentos Consumidos. Recuerda, 100 kcal no son iguales si vienen de fruta que de bollos.

Técnicas culinarias saludables

Evidentemente es diferente cocinar los alimentos al vapor que fritos. Esta bien que se haya añadido esta puntualización, aunque considero que no es el problema principal ni algo que remarcar tanto cómo la Calidad Nutricional de los Alimentos Consumidos.

Hidratación

También se mantiene en la base la recomendación de tomar principalmente agua. De todas formas, aunque ponen un consumo cerrado de 4-6 vasos al día, tienes que saber que las necesidades de líquido varían ampliamente entre personas e incluso en función del día, ejercicio o ambiente y que las frutas y verduras también nos aportan parte de este líquido que tanto necesitamos.

Consumo diario en la Pirámide de la Alimentación

En la base y la parte central de la pirámide los expertos de la SENC nos incluyen aquellos alimentos que nos recomiendan a diario. Algunos de ellos son:

Alimentos ricos en carbohidratos o feculentos

La parte positiva es que los cereales, pan, pasta…cada vez tienen un color más marrón que indica que nos quieren recomendar productos integrales y que por fin se indica que su consumo dependerá de la actividad física. Pero en este escalón veo dos problemas principales:

1) Si la gran mayoría de gente consume productos con harinas refinadas ¿por qué no indicar claramente que se recomiendan los productos integrales y no el resto?

2) ¿Qué narices hacen los cereales, el pan, las pasta, las patatas…por debajo de las verduras, frutas y hortalizas? Las verduras, hortalizas y frutas han demostrado tener una clara relación con la disminución de enfermedades y el mantenimiento de la salud, algo que no pueden decir de igual manera el resto de grupos. Además, la mayoría de la población se mueve poco o muy poco. Entonces ¿por qué no le damos la importancia que se merece a este grupo de alimentos?

Verduras, hortalizas y frutas

Como ya he dicho en el punto anterior, este grupo de alimentos deberían mantenerse en la base de la Pirámide de la Alimentación Saludable, porqué podemos tener una alimentación vegana saludable sin carne, pescado ni huevos y podemos tener una alimentación saludable paleo sin cereales integrales, pero ninguna alimentación saludable será posible sin frutas, verduras y hortalizas.

Alimentos proteícos

Nos incluyen carne blanca, pescado, huevos, legumbres, frutos secos y lácteos. Aunque me parece que está mejor que en la antigua, creo que faltan alimentos proteícos cómo el tofu o tempeh, o bebidas cómo la bebida de soja. Tampoco estaría mal recordar que los lácteos no son necesarios para una alimentación saludable y que existen otras fuentes de calcio más allá de los lácteos.

Consumo moderado o ocasional en la Pirámide de la Alimentación

Carnes rojas, carnes procesadas y embutidos

Aunque habría que disminuir nuestro consumo de carne roja, no me parecen comparables un bistec con un frankfurt o un embutido. Estos últimos, ni siquiera deberían aparecer en una Pirámide que dice ser la de la Alimentación Saludable.

Alcohol

Por mucho que nos hayan querido vender eso de que una copita de vino al día es buena para salud de tu corazón. Lo siento, el consumo de bebidas alcohólicas recomendadas por salud es cero. Si lo quieres hacer por gusto, estupendo, pero no lo hagas pensando que es bueno para tu salud. Por ello, la Pirámide de la Alimentación Saludable no deberían proponer el alcohol, ni de forma moderada, cómo un producto saludable.

Productos procesados

Al igual que en el caso del alcohol, la industria lleva años aprovechando el truco de la moderación. Tienes que comer de todo, pero con moderación, nos han dicho. ¿Cuál ha sido el resultado? Unas tasas de sobrepeso, obesidad y enfermedades asociadas cada vez mayores. Sí, hay que comer de todo lo que sea comida y los productos que ves en la punta de la pirámide no son comida. Son productos comestibles. Pensarás que soy una exagerada pero “lo normal” y “lo moderado” son términos muy relativos. ¿No me crees? Sólo tendrías que estar un día conmigo en la consulta o simplemente mirar estudios cómo éste de la Revista Nature que nos dice que el 60% de las calorías que consumimos los españoles viene de productos procesados. Muy moderado ¿no?

Pero ¿existen alternativas mejores?

La Pirámide de la Alimentación Saludable se creó como herramienta de educación nutricional, pero con los años hemos visto que no ha realizado su función. Por ello, otros países han hecho propuestas de mejora dando un paso hacia adelante en las recomendaciones alimentarias. Los principales problemas a solucionar son:

  1. Dejar de incluir alimentos no saludables en una herramienta que habla de la Alimentación Saludable.
  2. Qué la población entienda lo que queremos transmitir rápido y visualmente.

Para demostrar que sí es posible, los australianos han creado una pirámide eliminando todo tipo de productos insanos. Por su parte, los americanos, en especial la versión de Harvard, crearon el Plato de la Alimentación Saludable para hacer todavía más entendible el mensaje que nos quieren transmitir. En ambos casos, las verduras, hortalizas y frutas son la base de la alimentación y, en ninguno de los dos casos incluyen alimentos procesados.

Si vamos a educar, dejémonos de tonterías y medias tintas. Si vamos a educar, hagámoslo bien.

Fuente Original El blog de nutrición