Usar proteína de huevo para adelgazar

Huevos de GallinaCuando hablamos de proteína para seres humanos, la más completa es siempre la proteína del huevo. No lo digo yo, sino que es un dato tan científicamente probado que la proteína de huevo, llamada albúmina, se usa como patrón de referencia para medir la calidad del resto de proteínas. Sin embargo, durante décadas y ante la imposibilidad de denostar su calidad, se ha recurrido al uso del miedo para evitar su consumo. Así, se ha asociado erróneamente el consumo de huevos con el aumento del colesterol y, peor aún, se ha asociado el aumento del colesterol con los problemas coronarios, algo que ya sabemos más que de sobra que no es del todo cierto, como puedes leer en este artículo. Si el huevo es tan bueno como digo, y se puede usar proteína de huevo para adelgazar, ¿porqué muchos médicos y nutricionistas recomiendan limitar su consumo?

Lo que le ocurre al huevo es que es un alimento increíble y barato. Está formado por proteína de la mejor calidad, grasas de diverso tipo y alta calidad, incluyendo las famosas Omega 3, vitaminas y minerales. Resulta que no existe nada en la naturaleza que te aporte todos estos beneficios… y cueste sólo 15 céntimos por unidad. Puedes solucionar una comida, aportando todo lo que necesitas, por sólo 30 céntimos, si te comes un par de huevos, siempre y cuando no estén crudos, porque la proteína de huevo cruda no se asimila. Lógicamente, a Danone y Nestlé (y al resto de la industria) no les interesa que sepas que puedes aportar todo esto a tu alimentación por sólo 30 céntimos, porque entonces caerían sus ventas de Meritene, Danacol, Bio y todas esas cosas que te venden a precios desorbitados y que para colmo, suelen estar plagadas de azúcar. Por eso, te cuentan la milonga del colesterol y se esfuerzan en que creas que debes reducir mucho tu ingesta de huevos para tener salud, justo lo contrario de la realidad. Y esto, por desgracia, lo repiten algunos médicos y nutricionistas que acuden a charlas y congresos patrocinados maquiavélicamente por la industria alimenticia.

Huevos con Salmón y Espárragos

Cuando nos centramos en la pérdida de peso, el huevo es un aliado imprescindible que te ayudará a adelgazar si lo usas con sabiduría. Y es que en realidad la única pega que le podemos poner al huevo es que contiene bastante grasa, lo cual no es un problema en absoluto, pero puede limitarte la velocidad a la que pierdes peso si comes demasiados. La grasa que ingieres está por delante de la que tienes almacenada a la hora de producir energía, por lo que -en líneas generales- si comes mucha, limitas la cantidad que quemas. Esto, que no siempre es así de matemático, lo explicaré con más detalle en el libro nuevo en el que estoy trabajando ahora, pero por el momento, sigamos aplicando esa sencilla regla: primero se quema la que ingieres y luego la que tienes.

Si quieres adelgazar y te planteas seguir una dieta como la que yo seguí para perder más de 30 kilos en cuatro meses, creo que debes usar la proteína de huevo como parte habitual de la dieta, ya sea consumiendo huevos de manera natural, como hice yo, o utilizando todos los nuevos productos que han ido surgiendo basados en la proteína de huevo. Por ponerte algunos ejemplos, ahora existe proteína de huevo en polvo y con sabores, que puedes utilizar para cocinar y para hacer batidos. También tienes batidos listos para tomar a base de proteína de huevo. De estos últimos, probé hace poco el de cereza en una degustación y me gustó bastante porque no está dulce, sino que tiene la frescura propia de las cerezas antes de ponerse muy maduras, con un toque incluso ácido. Además, están los flanes de clara de huevo cuajada, que son espectaculares como postre o incluso como sustituto de una comida y las claras de huevo líquidas que venden en cualquier sitio, incluso en Mercadona, aunque la calidad de estas es bastante volátil y a veces están demasiado líquidas y no cuajan bien.

Si prefieres utilizar los huevos crudos como parte de tus comidas, lo primero que tienes que tener claro es que tienen que estar cocinados, de la forma que quieras, pero cuajados. Sólo de esta forma obtienes la asimilación completa de sus proteínas. Un truco para reducir la grasa que ingieres -si es que lo necesitas- puede ser usar dos claras por cada yema, pero nunca descartar la yema y tomar sólo claras. Algunas de las grasas que están en la yema -dónde por cierto también hay proteínas- son necesarias para asimilar los micronutrientes que se encuentran tanto en la clara como en la yema.

Para calcular la cantidad de proteína y de grasa que hay en los huevos, puedes utilizar las tablas de valores nutricionales de este blog teniendo en cuenta que un huevo pequeño ronda los 50 gramos, uno mediano pesa menos de 75 gramos y los grandes más de 75 gramos. Cuando más fresco es el huevo, mejor calidad tiene su proteína y al abrirlo verás que está mas densa y menos acuosa. Conforme la proteína se va degradando, se va poniendo más líquida. Aparte de eso, creo que puedes comer huevos con tranquilidad porque se trata de un alimento completo que a casi todo el mundo gusta, cocinados de un modo o de otro. Si tienes niños en casa, también te aconsejo que coman suficientes huevos a la semana, ya no para perder peso -que también- sino para nutrirles adecuadamente. En estudios recientes, los niños que más huevos consumen son los que presentan mejores tasas de crecimiento.

Es importante cpomer huevos para adelgazarPara terminar, te dejo una idea que es probable que te venga bien en casa, independientemente de que quieras adelgazar o no: Cada fin de semana, al volver de la compra, cuezo una docena de huevos y los dejo en la nevera para ir usándolos durante la semana, bien como tentempiés o como parte de otras comidas, no sólo para mí, sino para toda la familia. Siempre, pase lo que pase, hay huevos cocidos en mi nevera y te aconsejo que si en la tuya no los hay, pruebes durante un par de semanas. Verás que socorridos son para cualquier cosa que se te ocurra o cuando simplemente quieres comer algo rápido. Además, como sabes, son baratos y cuando la dieta contiene bastantes huevos, también se nota en lo económico, porque se hacen muchas comidas por poco dinero. Si necesitas inspiración, en nuestro libro Cocinar sin Carbohidratos tienes unas cuantas recetas de huevos creativas y lógicamente muy bajas en carbohidratos e incluso en la sección de recetas de este blog tienes bastantes, pero ojo con los valores nutricionales, algunas no están pensadas para adelgazar sino para dietas de mantenimiento. Elige bien la receta si estás en período de adelgazamiento.

Si te gustó este artículo puede que también te gusten estos otros:

Fuente Original Blog – ADELGAZAR SIN MILAGROS

Los 6 peores aditivos que usan en los alimentos

Aditivos AlimentariosA raíz de una llamada de una periodista que está preparando un reportaje para Cuatro TV y quería información sobre algunas cosas relacionadas con los aditivos que usa la industria alimenticia, se me ha ocurrido escribir este artículo sobre los 6 peores aditivos que usan en los alimentos los fabricantes de la industria alimenticia. Desde luego, esta lista de los 6 peores aditivos alimenticios no es exclusiva ni exhaustiva, o sea, ni son todos los que están en la lista ni en la lista están todos los que son potencialmente nocivos, pero creo que sería un buen comienzo tratar de quitar estos seis de nuestra lista de la compra. Si lo necesitas, puedes encontrar una explicación más completa aquí y una lista de todos ellos aquí. En general, no debes asustarte porque haya un número E-XXX en una lista de ingredientes, pero debes investigarlo para ver de qué se trata.

Los aditivos que usan en los alimentos los fabricantes, en ocasiones vienen identificados por su nombre común, en ocasiones por su nombre científico y en otras ocasiones por un número precedido de la letra E. De este modo, la Sacarina (que yo considero bastante inocua por cierto) puede llamarse simplemente Sacarina, puede denominarse Sulfamida Benzoica o puede esconderse bajo la denominación técnica E-954. Cualquiera de estas denominaciones se refieren expresamente al mismo producto. Por ello, al leer el etiquetado debemos tener especial cuidado de que que no nos incluyan algún aditivo que tratamos de evitar usando un nombre o denominación que no estemos acostumbrados a ver. Por ejemplo, nuestro primer elemento de la lista de los 6 peores aditivos, el azúcar blanco, a veces se referencia como sacarosa, que es el nombre científico de este diglicérido. Todos los nombres entre paréntesis son distintas denominaciones del mismo producto.

Lista de los 6 peores aditivos que usan en los alimentos

  1. Azucar en los productos BicenturyAzúcar Blanco (sacarosa): Sin duda se trata del enemigo invisible. En algunos estudios en EEUU se ha demostrado que más del 80% de los alimentos procesados que se venden en un supermercado contienen azúcar. En España -y según la Universidad de Barcelona- el 75% del azúcar que consumimos está presente como aditivo alimenticio en las fórmulas de los alimentos procesados que compramos. Su uso continuado a largo plazo puede síndrome metabólico, diabetes, obesidad y puede además producir enfermedades degenerativas, cardiovasculares y nerviosas. En mi opinión, el peor aditivo que existe porque está presente en una cantidad descomunal de alimentos.
  2. Grasas Hidrogenadas: Soy un defensor del consumo de todo tipo de grasas en la dieta, con una única excepción, las grasas hidrogenadas. Una gran cantidad de estudios que han logrado demostrar que el consumo de grasa es perjudicial para el Ser Humano se han llevado a cabo usando grasas hidrogenadas. La hidrogenación de las grasas se usa desde mediados del siglo pasado para cambiar su estructura molecular, lo que produce, por ejemplo, la solidificación de grasas que de otro modo estarían líquidas, o incluso su cambio de color. Se han usado mucho en la bollería industrial y en la fabricación de margarinas. Desafortunadamente, ahora sabemos que el consumo de grasas hidrogenadas produce graves problemas cardiovasculares que, en muchas ocasiones, precipitan la muerte de los pacientes. Puedes ver un ejemplo de grasa hidrogenada de consumo masivo en este artículo anterior.
  3. Jarabe de Maiz de Alta Fructosa (HFCS, High Fructose Corn Syrup, glucosa-fructosa, isoglucosa y jarabe de glucosa-fructosa): Se trata de una forma de azúcar muy dañina para el organismo, pues es síntesis es un jarabe concentrado de alta fructosa que se asimila a gran velocidad y se procesa mayoritariamente en el hígado, lo que tiene una repercusión negativa en otras funciones hepáticas pues para procesar fructosa el hígado deja de hacer otras cosas muy importantes para nuestro organismo. Su consumo, además de producir los mismos efectos que el azúcar blanco, puede aumentar el ácido úrico y los triglicéridos. Es el ingrediente base de la mayoría de los refrescos azucarados, lo que lo convierte en un ingrediente muy presente en la dieta de muchas personas.
  4. Glucosa (dextrosa): Se trata de uno de los dos monosacáridos que componen el azúcar, la sacarosa. Una buena parte de los alimentos que ingerimos acaba convertido en glucosa que nuestras células usan como energía. Sin embargo, su exceso en nuestra sangre es tóxico, como explico con detalle en el libro Adelgazar sin Milagros. Cuando consumimos alimentos que se convierten muy rápido en glucosa (tienen alto índice glucémico) o directamente consumimos glucosa, el nivel de esta en nuestra sangre aumenta peligrosamente y el organismo segrega una sustancia llamada insulina para transportar el exceso de glucosa al hígado y convertirla en grasa, que después almacena en nuestros michelines. Por lo tanto, su consumo directo y el de los alimentos que la contienen fomenta la obesidad además de otros problemas serios de salud. Nuestro organismo está diseñado para fabricar glucosa a partir de los alimentos, no para ingerir grandes cantidades de ella como aditivo de los alimentos.
  5. Fructosa (levulosa): Es el otro monosacárido que forma el azúcar junto con la glucosa. Aunque se pensaba que era un edulcorante más sano que la glucosa, nada más lejos de la realidad. Al igual que su derivado, el Jarabe de Maiz de Alta Fructosa, el consumo excesivo de fructosa puede desencadenar graves problemas de salud, en especial cuando se usa como aditivo de nuestros alimentos. Además, ciertas personas tienen problemas al absorber la fructosa y padecen graves indigestiones y problemas de salud al consumirla, y se dice que sufren Intolerancia a la Fructosa. Ya he conocido algún caso de esta intolerancia que se ha desarrollado en niños de mediana edad cercanos a mi familia, ¿quizás por su consumo excesivo como parte de los refrescos? Valdría la pena investigarlo.
  6. Cochinilla Roja que crece en los cactusCochinilla (ácido carmínico, carmín, carmine, E120, C.I.75470, Natural Red 004): Se trata de un colorante alimentario que se extrae de insectos, principalmente cochinilla, que también se usa en la industria cosmética. En mi opinión, no es ni por asomo tan dañino como los cinco anteriores, pero he decidido incluirlo en esta lista porque, aunque a priori sólo está asociado históricamente con reacciones alérgicas y anafilaxia, recientemente se le está relacionando directamente con problemas nerviosos en los niños. Por lo tanto, si tienes hijos, mejor tratar de evitarlo. La HACSG directamente NO recomienda su uso en niños en general, padezcan trastornos o no.

Probablemente estabas esperando que en la lista hubiese aditivos con nombres exóticos como Benzoato de Sodio o incluso rimbombantes como el Glutamato Monosódico. Quizás esperabas que estuvieran los sospechosos habituales como el ciclamato o el aspartamo. Sin embargo, considero que el problema principal radica en la cantidad que se ingiere y difícilmente alguien ingiere suficiente cantidad de aspartamo (como explico aquí) como para que esto le presente un problema de salud. Sin embargo, si es relativamente sencillo ingerir grandes cantidades de los que he incluido en esta lista de los 6 peores aditivos, especialmente de los cinco primeros.

De modo que ya sabes, si uno de tus propósitos de año nuevo era comer mejor, puedes comenzar por tratar de reducir o directamente eliminar estos ingredientes y aditivos de tu lista de la compra. Para localizar estos 6 peores aditivos en tus alimentos tendrás que leer con detenimiento los ingredientes de los productos que compres, pero recuerda que no tienes que hacerlo cada vez. Si la primera vez que lo localizas en un alimento dejas de comprarlo, te resultará sencillo ir creándote un patrón de compra que evite estos 6 aditivos con cierta facilidad y naturalidad.

Si te gustó este artículo puede que también te gusten estos otros:

Fuente Original Blog – ADELGAZAR SIN MILAGROS

Día Mundial de la Alimentación: piensa en tu salud y en la del planeta

dia-mundial-alimentacionok

El deporte y la alimentación saludable están en auge. Algunos piensan que son modas pero yo creo firmemente que este estilo de vida está aquí para quedarse. Cuidar de ti es siempre una buena decisión que repercutirá en tu salud actual y futura pero ¿y si comenzamos a pensar igual sobre nuestro planeta?

Este 16 de Octubre ha sido el Día Mundial de la Alimentación, en el que la FAO (Food and Agriculture Organization, la organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) utilizó como lema “El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también”. Con ello, la FAO quiere hacer hincapié en que el cambio climático está afectando sobre todo a las personas más pobres del planeta y que los recursos que tenemos son limitados y deben cuidarse. A veces tenemos la sensación de que el agua es infinita porqué siempre ha estado allí o que los suelos nos pueden proveer de alimento una y otra vez sin debilitarse pero eso no es cierto.

captura-de-pantalla-2016-10-16-a-las-21-20-05

La población mundial crece de manera constante y en 2050 se espera que seamos 9.600 millones de personas. Con ello, la necesidad de más alimentos y de una producción más sostenible se hace todavía más necesaria. Para que el abastecimiento de comida no llegue a ser un problema los gobiernos deben ponerse manos a la obra, pero tú también tienes mucho que decir en ello. Cómo actúes en tu día a día o tus decisiones de compra pueden forzar un cambio en el sistema de producción de alimentos. No te limites a ir a votar 1 vez cada 4 años (o más frecuentemente en los tiempos que corren), utiliza tus decisiones diarias para influir en el entorno y en tu sociedad.

¿Y tú qué puedes hacer?

La FAO nos propone algunas acciones que, como individuos, podemos empezar a llevar a cabo. Yo te resumo aquellas que tienen que ver con tu alimentación pero en este link puedes leerlas todas:

  1. Apúntate al lunes sin carne. Esta iniciativa nos propone hacer una dieta vegetariana 1 vez a la semana (por lo menos). De esta forma ahorraremos en recursos, ya que producir 1 kg de carne requiere mucho más gasto que producir 1 kg de legumbres. Para que te hagas una idea, entre otros recursos, 1 kg de carne necesita 13.000 litros de agua para ser producido mientras que 1 kg de legumbres sólo necesita 1250 litros.
  2. Opta por la pesca sostenible. Eso quiere decir empezar a consumir aquellos pescados menos explotados como la caballa (entre otros) y dejar de consumir otros como el atún. Come pescado de proximidad y temporada (sí, los peces también tienen temporada) o que tenga la etiqueta ecológica. En Cataluña, por ejemplo, puedes optar por la iniciativa de El peix al plat.
  3. Planifica tus comidas, haz un menú semanal y compra sólo lo que necesitas para evitar el desperdicio de alimentos.
  4. Aprende a diferenciar entre “fecha de caducidad” y “fecha de consumo preferente”. La primera indica que el alimento ya no es comestible, la segunda que el alimento puede que no tenga las propiedades organolépticas que debería pero seguramente sí se puede consumir.
  5. Almacena tus alimentos de manera rotativa: tanto en la nevera como en los armarios pon detrás los alimentos que hayas comprado hace poco y delante los que lleven más tiempo allí. De esta forma evitarás dejar olvidado el producto y que tengas que tirarlo.
  6. Utiliza las sobras de comida para hacer otros platos o congélalas para consumirlas otros días.
  7. No tengas manías a la hora de comprar fruta o verdura poco atractiva. Esta práctica ha hecho que se desperdicien montones de comida en el sistema de alimentación.
  8. Compra productos locales y de temporada, de esta forma disminuirás las emisiones de carbono necesarias para el transporte de alimentos y por tanto la huella ecológica.
  9. Infórmate sobre la comida que compras. ¿Utilizan prácticas que respetan el medio ambiente? Apoyando a las empresas que sí lo hacen estás promocionando este tipo de prácticas.

No pienses que como individuo puedes hacer poco. Tus convicciones y decisiones pueden servir para cambiar la forma de proceder de las empresas. No seas indiferente ¡actúa y respeta la salud del planeta!

Fuente Original El blog de nutrición

¿Por qué tienes que consumir legumbres?

legumbres-menshealth

Hoy 24 de noviembre se celebra el Día Mundial del dietista-nutricionista y este año se ha elegido cómo tema principal las legumbres.  Y es que, por si no lo sabías, este año 2016 ha sido el Año Internacional de las legumbres  según la Organización para las Naciones Unidad Para la Alimentación y la Agricultura (FAO). ¿Y por qué tanto ímpetu en promocionar este grupo de alimentos?

Consumo de legumbres en España

Seguro que recuerdas a tus abuelos comiendo legumbres con una sonrisa en la cara y disfrutando cómo niños. En cambio, para la mayoría de personas jóvenes el consumo de este alimento es casi anecdótico. De hecho, mientras que en 1960 se consumían unos 12-14 kg/persona/año, en la actualidad su consumo ha bajado casi a la cuarta partes, unos 3.6 kg/persona/año.

Y mientras su consumo caía en picado ¿qué “alimentos” ocupaban su lugar? Pues por desgracia cada vez consumimos más cereales refinados, carnes procesadas y comida basura. No suena nada alentador ¿verdad?

Mitos de las legumbres

Ya hemos visto que el consumo de legumbres ha disminuido considerablemente pero ¿cuáles son los motivos? Ciertos mitos arraigados que quiero desmentir a continuación:

  • Mito 1: La proteína vegetal no es tan buena cómo la animal.

Este pensamiento lleva arraigado mucho tiempo en nuestra mente. Seguramente porqué siempre han sido consideradas un alimento de pobres y por tanto de peor calidad. Pero lo cierto es que las legumbres te aportan sobre un 20% de proteína, lo que es una cantidad más que interesante. Además, pese a ser carentes en metionina (uno de los aminoácidos esenciales) no debes preocuparte ya que no es necesario consumir todos los aminoácidos necesarios para la proteína completa en la misma comida. Por tanto, si consumes cereales integrales, carne, pescado, lácteos… en otras comidas estarás cubriendo sobradamente tus necesidades.

  • Mito 2: Las legumbres engordan.

Lo cierto es que un consumo elevado de legumbres podría estar asociado al mantenimiento y la pérdida de peso según varios estudios. Esto puede ser debido al alimento en sí, ya que al contener fibra nos producen mayor saciedad o a que desplazan de la dieta el consumo de otros productos cómo alimentos procesados o cereales refinados.

Eso sí, no pienses solo en hacértelas en forma de cocido con embutido o carnes procesadas, puedes disfrutarlas de muchas maneras. Te dejo unas cuantas ideas de recetas para que te chupes los dedos aquí.

  • Mito 3: Las legumbres por la noche sientan mal.

Te dices y te repites mientras un día con prisas abandonas una ensalada de lentejas, no vaya a ser que se me indigeste, y te lanzas de pleno a comer una grasienta pizza o una tabla de embutidos y quesos.

Sí, es cierto que hay personas que no les sientan del todo bien las legumbres pero no son la gran mayoría. Y evidentemente, no es lo mismo consumir un cocido con chorizo que una ensalada de lentejas con verdura.

Si eres de estómago delicado y las legumbres igualmente te sientan mal muy posiblemente sea por la fibra contenida la piel. Prueba con las lentejas o las lentejas coral, que son las más suaves, y con  hacer el resto de ellas en puré o tipo humus o hamburguesa y pasarlas por el colador fino.

Beneficios para la salud de las legumbres

No es nada nuevo que la obesidad, el sobrepeso y las enfermedades relacionadas con este aumento de grasas corporal, cómo son las enfermedades cardiovasculares o el cáncer están aumentando en nuestra población.

Beneficios para el medio ambiente.

Además de ayudar a tu salud las legumbres son mucho más económicas y también más sostenibles.

  • Mejorar la fertilidad de nuestros suelo muchas veces agotados (si, el suelo también se agota) por los cultivos intensivos fijando el nitrógeno atmosférico.
  • Ayudan a reducir los gases de efecto invernadero producidos por ejemplo por la ganadería intensiva.
  • Necesitan menos recursos para producirse. Gastamos mucha más agua, CO2 y terreno para conseguir carne, sobre todo carne roja, en comparación a lo que se necesita para producir legumbres.

No hay duda que las legumbres son un recurso menospreciado que debemos recuperar lo antes posible. Si quieres contribuir a tu salud y a la del medio ambiente consume legumbres un mínimo de 3 días a la semana en sus distintas formas. Disfruta de un plato nutritivo, económico y sostenible ¿Qué más se puede pedir?

Fuente Original El blog de nutrición

Huevos marrones o blancos ¿cuáles son mejores?

Los huevos son un alimento muy saludable que nos aporta proteínas de calidad. Lo podemos utilizar fácilmente en las cenas rápidas y también son una estupenda opción en los desayunos. Giran muchas ideas y conceptos equivocados y acertados alrededor de este alimento, uno ellos es la creencia de que los huevos marrones son más nutritivos que los huevos de cáscara blanca pero ¿qué hay de cierto en ello?

¿De qué depende el color de los huevos?

La cáscara de los huevos varía su color en función de la genética. Es decir en función de la raza de gallina, el color del huevo es diferente.  Las gallinas con plumas blancas ponen huevos de color blanco y las gallinas con plumas marrones o lóbulos auriculares marrones ponen huevos con cáscara de color marrón. Esta característica no otorga mayor dureza a la cáscara cómo algunos piensan ya que esta depende de la edad de la gallina. Cuando son más mayores ponen huevos de cáscara más frágil.

Y para los que no lo sabían, aunque no llegan al mercado también hay gallinas que ponen huevos de color azulado o verdoso, aunque estos no suelen llegar a nuestros estantes.

¿Qué nos aporta un huevo?

Nutricionalmente un huevo es bastante interesante. Pese a que los huevos han sido repudiados durante mucho tiempo debido a su contenido en colesterol, lo cierto es que son alimentos muy saludables que podrías consumir cada día.

Un huevo tamaño grande nos aporta unas 80 kcal, 6g de proteína y 5g de grasas saludables. Además nos aporta vitamina A, vitaminas del grupo B y folato. Y sí, es cierto que los huevos aportan un elevado contenido en colesterol pero los estudios no respaldan que este colesterol dietético eleve realmente el colesterol sanguíneo de quien lo consume en la gran mayoría de los casos.

Estas propiedades no se alteran en función del color de la cáscara del huevo por lo que no se puede afirmar que el color de la cáscara haga que uno de los dos sea más saludable que el otro.

¿Qué huevo elegir?

Cómo ves no debes elegir el huevo que compres en función del color de la cáscara. Aunque habitualmente en España encontramos huevos marrones o morenos, si en la tienda ves huevos con diferentes colores de cáscara esto no debe ser lo que determine tu compra.

Lo que sí te recomiendo mirar a la hora de escoger el huevo es mirar su procedencia, que determinará lo nutritivo que pueda llegar a ser, y su cáscara. No es que me contradiga, no quiero que te fijes en su color sino la numeración que aparece en ella. Eso puede determinar que la crianza de la gallina ponedora sea muy diferente dependiendo del caso. Por ello te recomiendo comprar siempre huevos del número 0 o 1.

Fuente Original El blog de nutrición

Aceite de palma, todo lo que debes saber


En el último mes o dos meses hemos empezado a recibir información sobre el aceite de palma y una alarma constante de sus perjuicios para nuestra salud. Está claro que hemos de evitar su consumo pero ¿sabes por qué? O mejor, ¿sabes qué es lo siguiente que van a hacer los productores de alimentos y en lo que no tienes que caer? Sigue leyendo y aclara finalmente tus dudas sobre este alimento.

¿Qué es el aceite de palma?

El aceite de palma es un aceite que proviene de la fruta del árbol Elaeis guineensis, nativo del oeste y suroeste de África, dónde ya se utilizaba en la antigüedad para fabricar este alimento. Sí, hace miles de años ya se consumía aceite de palma en la alimentación de la zona, eso sí, sin refinar, cuando el aceite de palma tiene, de forma natural, un color rojizo-anaranjado.

¿Por qué lo utiliza la industria?

La industria utiliza este tipo de aceite tanto para usos alimentarios cómo para productos farmacéuticos o cosméticos. Su éxito radica principalmente en dos motivos:

  • Sus usos tecnológicos: ya que da una interesante a los productos, se conserva fácilmente y tiene un punto de fusión de 35ºC aproximadamente, lo que hace que resulte untuosa y apetecible.
  • Su precio. Por mucho que fuera sabroso (un buen aceite también lo es) la industria no lo elegiría si su precio no fuera tan económico comparado con otros.

¿Antes no existía el aceite de palma?

El aceite de palma se encuentra presente en multitud de alimentos procesados: bollería, pizzas, galletas, masas, tostadas, potitos de bebé, precocinados…y antes también estaba presente en ellos pero bajo el nombre de aceite vegetal. Esta práctica no se permite desde que en 2011 se aprobó el Reglamento 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, pero hasta entonces sólo veías el tipo de aceite que consumías si habían añadido aceite de oliva. Es decir, si les servía para promocionar y vender más.

En la actualidad, gracias a ese reglamento, puedes consultar el tipo de aceite que llevan los productos que consumes simplemente mirando la lista de ingredientes.

¿Por qué es malo para la salud?

El aceite de palma, por su composición en ácidos grasos saturados (en especial de ácido palmítico), podría estar relacionada con el aumento de enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. Con esto no quiero que extraigas el concepto de que todas las grasas son malas para la salud, que es un concepto que ya debería estar erradicado. En este caso nos referimos al palmítico en particular.

Por otro lado la EFSA, la autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, emitió un informe en el que relacionaba el refinado del aceite de palma, y de otros aceites, con la creación de sustancias que favorecen potencialmente el desarrollo de diferentes tipos de cáncer.

El aceite de palma y el medio ambiente

Además de no ser la mejor opción para tu salud, el aceite de palma reporta otros problemas, no para tu organismo directamente sino para el medio ambiente en general.

Aunque, cómo comentaba antes, el árbol productor de palma es originario de África, los principales productores de aceite de palma son Indonesia y Malasia, países tropicales y húmedos, ideales para el cultivo de palmeras de aceite. Para hacerlo posible, se ha deforestado gran parte de los bosques tropicales de la zona para plantar esta nueva especie, en ocasiones utilizando malas prácticas cómo los incendios provocados.

Según este informe el 45% de la tierra del sudeste asiático utilizada para plantar aceite de palma era hace 30 años bosque. Esto afecta no sólo al calentamiento global, sino a la biodiversidad de la zona ya que las plantas y los animales autóctonos se están viendo eliminados o acorralados a pequeñas zonas. Por otro lado, se han denunciado prácticas abusivas contra los trabajadores en muchas de las plantaciones de este tipo de aceite.

Sumado a todo esto, cómo siempre que no consumimos productos locales, traer los productos desde tan lejos supone una huella de carbono enorme que paga nuestro planeta día tras día. Ya no sólo por tu salud, sino por todos estos motivos, ten en cuenta que contribuir a la utilización de aceite de palma en los alimentos, los cosméticos o incluso en la fabricación de biodiesel no es una buena opción.

No te dejes engañar: mira el conjunto

Antes de terminar el artículo quiero responderte a la pregunta que te he planteado al inicio ¿sabes lo qué es lo siguiente que van a hacer los productores de alimentos y en lo que no tienes que caer?

Cómo siempre que existe una alarma por un nutriente u alimento en concreto la industria correrá a retirarlo. Seguramente pronto podrás ver un croissant sin aceite de palma o unas galletas sin aceite de palma y aquí es dónde viene el engaño y dónde la mayoría de la gente cae de narices. Qué un alimento no contenga un producto insano en su composición, no lo convierte en sano. Es decir, que te vendan unas galletas sin aceite de palma o sin azúcar añadido no las hará menos procesadas y poco adecuadas. Por ello, empieza a mirar los alimentos en su conjunto y a comer comida real. Cuántas menos etiquetas entren en tu cocina, ¡mejor para tu salud!

Fuente Original El blog de nutrición